Roselló (UGT): «El mercat laboral resistix bé a la Ribera tot i les dificultats»

0
53

 

Se produce una ralentización en la contratación pero con una mejora en la estabilidad del empleo

 

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de septiembre del 2022 en la Ribera, se ha situado en 19.770 personas, es decir, 5 parados menos que en el mes de agosto, con una disminución mensual del 0’03%.

 

Por su parte, los datos anuales indican que tenemos en este mes hay 4033 parados menos que el mismo mes del 2021 lo que supone una disminución de desempleo anual del  16’94%.

 

En cuanto a la contratación,  se han registrado 10271 contratos en septiembre 2022, lo que ha supuesto 2864 contratos menos que en el 2021 es decir un 21’80% de disminución interanual. Por géneros, 4425 han sido a mujeres (43’08%) y 5846 a hombres (56’92%). La contratación indefinida mensual es de 4509 contratos (un 295’87% más que el año pasado) y la contratación temporal es de 5576 contratos lo que significa un 43’90% en indefinidos y la temporal un 54’29%. Los contratos han sido tanto en los temporales como en los indefinidos, un 57’91% a jornada completa y un 42’09% a tiempo parcial.

 

Los datos del paro del mes de septiembre han registrado una reducción insignificante del número de personas en desempleo, reflejando la estacionalidad propia de un mes marcado por la transición del fin de la campaña de verano y el inicio de las actividades propias del invierno en el sector educativo, público y agrícola.

 

Para Raül Roselló, Secretario General Comarcal de UGT-PV, “los datos conocidos hoy muestran una fortaleza relevante del mercado laboral, a pesar del incierto contexto político internacional en el que nos encontramos. En suma, sigue avanzando en la creación empleo de calidad, en tanto los contratos indefinidos suponen un 43’90 % del total de contratos firmados, cumpliendo así el objetivo de la reforma laboral de poner fin a la excesiva temporalidad predominante en nuestro mercado laboral”.

 

Sin embargo, Roselló considera que “a pesar de la mejora de las condiciones laborales, la situación socioeconómica de las personas trabajadoras continúa viéndose muy resentida como consecuencia de los efectos de la guerra de Ucrania sobre la capacidad adquisitiva de los hogares. Las altas tasas de inflación, el aumento de los tipos de interés, y las moderadísimas subidas salariales, se combinan para hacer a la clase trabajadora la principal víctima de la crisis internacional.

 

La negativa de la CEOE a firmar un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) que asegure subidas salariales justas, como parte de un pacto de rentas que distribuya de manera equilibrada los costes de la situación actual, manifiesta la falta de miras y la poca responsabilidad de la patronal para el buen devenir de la economía española.

Es la hora de subir salarios”

 

En un momento difícil con un crecimiento de la inflación y del coste de la vida desbocados, es fundamental reabrir las negociaciones con la patronal para cerrar los miles de convenios bloqueados y alcanzar un acuerdo general de salarios, para ello UGT y CCOO han convocado un calendario de movilizaciones que comenzará el próximo 7 de octubre, con una concentración a las 11’30 h en Valencia,  continuará en otoño y tendrá un punto de inflexión en la gran movilización del 3 de noviembre en Madrid.

 

El Gobierno debe actuar e incentivar la subida de los salarios e ingresos de los hogares, comenzando por elevar el SMI y, a la vez, reforzar el escudo social, destinando más medios a combatir el aumento de la desigualdad. Los ingresos extraordinarios que se pretenden obtener a partir de la nueva reforma fiscal deben ir orientados en esta dirección, permitiendo la financiación de cuantos programas de gasto e inversión sean necesarios para blindar y ampliar el Estado de Bienestar.

 

Pero Roselló indica que “Los buenos datos en materia de empleo no deben hacernos olvidar la situación en la que se encuentran un gran número personas que llevan años en situación de desempleo. Por ello, UGT reivindica la importancia de dotar a los Servicios Públicos de Empleo de recursos necesarios para que puedan desarrollar su labor de manera eficaz, e impulsar Políticas Activas de Empleo con programas y servicios que se adapten a las necesidades específicas de cada persona, brindándoles así la posibilidad real de lograr una rápida y adecuada inserción laboral”.