Estupor en la família de Pau Juan al oposar-se a l’indult el denunciant

0
1530

Frank M. M., el agredido y denunciante se opone al indulto que ha solicitado Pau Juan, junto a su familia, amigos y vecinos de Antella por considerarle inocente de la agresión que se le imputa y por la que ha sido condenado a tres años y seis meses de prisión.

En el escrito remitido por su abogado al Gobierno, expone que él es la verdadera víctima de la agresión al tiempo que manifiesta que la campaña a favor del condenado en redes sociales está dañando su imagen.

En cambio la familia de Pau advierte que «la verdadera víctima es Pau, debido a las mentiras de una y otra parte (denunciante y amigos) ya que todo el pueblo de Antella sabe que la agresión la realizó otra persona». Lamentan que no sólo ha dañado mucho la imagen de «un inocente», ya que los antecedentes penales «le acompañaran durante bastante tiempo, los más de 6 años transcurridos y los que le quedan por sufrir».

Frank añade que Pau «nunca ha mostrado arrepentimiento» y la tía de Pau, Roser Juan se pregunta, «¿Cómo se va arrepentir de algo que no ha hecho, acaso no deberían haberse arrepentido todos los que han mentido, incluido el denunciante?. Y añade «mentir es un hecho muy grave porque condena a una persona y le destroza la vida por algo que no cometió». Según Roser «hubiese sido muy sencillo que todos hubieran dicho la verdad en el juicio, pero no fue así y después no han querido rectificar».

¿Qué pasa en los casos en el que los testigos mienten? El testigo que miente en juicio comete un delito de falso testimonio previsto en el artículo 458 del Código Penal, que, dentro de los delitos contra la Administración de Justicia, castiga con penas de prisión y multa, distinguiendo si el falso testimonio se ha prestado en un juicio civil (prisión de 6 meses a 2 años y multa de 3 a 6 meses), o penal (en cuyo caso se agrava la pena y se contempla prisión de 1 a 3 años y multa de 6 a 12 meses).

¿Qué pasa en los casos en los que el denunciante miente? Nuestro Código penal, en su artículo 456, regula el delito de acusación falsa y denuncia falsa considerando que lo cometen quienes <<con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, imputaren a alguna persona hechos que, de ser ciertos, constituirían infracción penal, si esta imputación se hiciera ante funcionario judicial o administrativo que tenga el deber de proceder a su averiguación, serán sancionados con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave.

Roser y la familia de Pau Juan lamentan que «cada uno haya velado por sus propios intereses y parece que a ninguno de ellos le afecta que Pau pueda ingresar en prisión. No puedo entender cómo se puede ser tan mala persona como para no intentar evitar una cosa así».