Els accidents amb bicicletes i patinets s’han duplicat els últims cinc anys

0
201
  • Umivale publica una ficha con recomendaciones para el uso de vehículos de movilidad personal dentro de su campaña de buenos hábitos al volante

Aterrizaron en nuestro país hace unos años pero no es hasta 2019 cuando vemos su verdadero auge. Llegados para ser una solución a la movilidad y para reducir la contaminación, los patinetes eléctricos han supuesto un cambio en los hábitos de desplazamiento y esto se ha traducido también en las estadísticas de accidentes de tráfico.

En 2019 las bicicletas y patinetes se convirtieron en el cuarto tipo de vehículo con más accidentes laborales de tráfico con baja, por delante de los accidentes con vehículos pesados (camiones, autobuses y autocares) y por detrás de los accidentes con automóviles, motocicletas y vehículos ligeros, según datos de AMAT, la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo.

“En 2020, 2.203 personas en España sufrieron un accidente laboral con baja cuando se desplazaban en bicicleta o en patinete, una cifra que asciende a 2.666 solo en 2019, convirtiéndose en un año clave para este tipo de vehículos” ha destacado el responsable de Prevención de Umivale, José Luis Cebrián.

Desde 2016 el número de accidentes de trabajo con baja con este tipo de vehículos se ha incrementado un 46% (variación de 2020 con respecto al 2016): sumando un total de 9.881 accidentes con baja. “Un incremento que se aprecia sobre todo en 2019 respecto al ejercicio anterior, con un 45,8% más de accidentes laborales con baja”, apunta Cebrián.

Esta tendencia se observa más agravada en la Comunitat Valenciana, donde el aumento de los accidentes de tráfico laborales en los que se vieron implicados bicicletas y patinetes eléctricos fue del 61% entre 2018 y 2019. “Solo en 2020 y a pesar de las restricciones de movilidad, las bicicletas y patinetes fueron el tercer tipo vehículo que más accidentes de laborales de tráfico con baja provocaron en la Comunitat Valenciana, por delante de los vehículos ligeros de carga o pasajeros y los vehículos pesados”, añade el responsable de Umivale.

Otro de los datos relevantes que nos ofrecen las estadísticas de AMAT es que el 90,8% de los accidentes laborales de tráfico con estos vehículos se producen in itinere, es decir, al ir o volver del trabajo. 94,3% si hablamos de cifras de la Comunitat Valenciana.

¿Qué debes saber sobre los patinetes eléctricos?

Para contribuir a reducir número de accidentes con este tipo de vehículos la mutua Umivale ha elaborado una ficha informativa dentro de su campaña de Seguridad vial, buenos hábitos al volante.

Los vehículos de movilidad personal como los patinetes eléctricos están definidos formalmente como vehículos, por lo que están obligados a cumplir con las normas de circulación. Su uso no requiere contratación de un seguro de responsabilidad civil (salvo que la autoridad local así lo establezca) pero deberán disponer de un certificado de circulación.

No pueden circular por travesías, vías interurbanas, autopistas y autovías que transcurran por dentro de poblaciones. Tampoco por túneles urbanos, aceras y zonas peatonales. Son para uso personal, no pueden superar los 25 km/h y no está permitido añadir cualquier tipo de elemento para sentarse si no están dotados del mismo.

Recomendaciones de seguridad

  • Cumplir las normas establecidas en la legislación de tráfico y seguridad vial.
  • Usar protecciones como rodilleras, coderas, guantes y en especial casco de seguridad, además de chaleco reflectante.
  • El casco debe estar homologado con el marcado CE. Debe ser tamaño adecuado al usuario y la correa debe llevarse abrochada y ajustada debajo de la barbilla.
  • Circular a una velocidad adecuada teniendo en cuenta las condiciones de la vía y al resto de usuarios de la misma. No emplear auriculares ni el móvil durante su uso.
  • Usar zapatos resistentes y con suela no resbaladiza. Intentar circular sobre pavimento plano y liso. La suciedad, arena, grava y pavimento mojado deben evitarse.
  • Vigilar la presión de los neumáticos y su superficie para controlar su degaste.
  • Revisar periódicamente el funcionamiento de ruedas, frenos, batería, suspensión, dirección, trasmisión, etc… en función del equipo que se use.
  • Si empleas modelos plegables, cuando lo pliegues y lo despliegues asegúrate de que los puntos de ajuste quedan bien enclavados.