Anitin externalitza el servici de manteniment per desmantellar el comité d’empresa segons CCOO

0
970
  • La empresa de Carlet, proveedora de Mercadona, lleva al extremo sus prácticas antisindicales. Se ha propuesto liquidar el departamento donde trabajan cuatro de los ocho representantes de CCOO

La dirección de Anitin está molesta porque la representación de la plantilla está haciendo su trabajo sindical. Ha decidido externalizar su servicio de mantenimiento, donde trabajan cuatro de los ocho delegados y delegadas que CCOO tiene en el comité de empresa. Desde que se celebraron las elecciones sindicales, el sindicato trata de que se cumplan los descansos reglamentarios, se atenúe la carga de trabajo y se garanticen derechos fundamentales como la reducción de jornada por cuidado de menor. La empresa responde con un recorte de empleo.

Las trabajadoras no pueden ir al baño

Las trabajadoras de Anitin que estiran a mano las rosquilletas que vende Mercadona, están sometidas a ritmos de trabajo tan elevados que les impiden ir al baño con normalidad. La mala organización de la empresa provoca que, cuando está de baja alguna compañera, aumente la carga de trabajo para las que continúan porque no se repone ningún puesto de trabajo.

Esa es una de las cuestiones que han denunciado las delegadas y los delegados de CCOO, que llegaron al comité de empresa hace seis meses tras las elecciones sindicales que se celebraron en la planta de Carlet el pasado diciembre. Hasta ese momento, el comité estaba formado en su integridad por coordinadores de líneas, mandos superiores y operarias de producción, que representaban a otro sindicato afín a la empresa. Desde entonces, lo integran ocho representantes de CCOO y cinco de un sindicato independiente. La plantilla está formada por 459 personas. Otras 70 trabajan en la planta de Jerez.

Anitin también se muestra muy dura con las reducciones de jornada que solicitan las trabajadoras. Les impide que puedan reducirla entre un octavo y la mitad, tal y como lo establece la Ley de Igualdad. La dirección solo permite a sus trabajadoras que puedan recortarla en cuatro horas. Incluso les descuenta dos días de vacaciones, por una jornada de cuatro horas.

En solo seis meses, y desde que CCOO tiene la mayoría del comité, sus delegadas y delegados han conseguido que Anitin empiece a dar explicaciones sobre las muchas infracciones que se han detectado, sobre todo en materia de prevención de riesgos laborales. Le ha molestado especialmente que el sindicato trate de mejorar la situación de quienes trabajan en el estirado de la rosquilleta.

Acosados

Las y los representantes de CCOO están siendo acosados y desprestigiados por la empresa desde que supo que el sindicato presentaría candidatura a las elecciones sindicales. Ahora da una nueva vuelta de tuerca a esta persecución sindical y decide invertir una suma de dinero considerable para externalizar su servicio de mantenimiento, desmantelar el comité y continuar con su arcaica política de recursos humanos.

En este departamento trabajan nueve personas, una de ellas es el presidente del comité, otra el delegado sindical y otros dos son técnicos de prevención de riesgos laborales. Una vez más, Anitin prima el interés comercial y económico, por encima del bienestar de la plantilla. El sindicato estará junto a los trabajadores y las trabajadoras de la fábrica. No permitirá que la empresa se salga con la suya.