Comença hui per fí la restauració de la torre campanari de Santa Caterina

0
166

La empresa especializada de Valencia, Estudio Métodos de Restauración SL (EMR), ha iniciado hoy los trabajos de restauración de la torre campanario de la parroquia Santa Catalina de Alzira, (monumento BIC), ante las «graves deficiencias» y la «caída inminente de su pináculo» según informaron los técnicos municipales en febrero del año pasado.

A finales del mes de enero de este año la Junta de Gobierno concedió la licencia de obras a la parroquia, autorización que comporta la «ineludible obligación» del cumplimiento de las siguientes determinaciones:

– Comprobados los desplomes de la torre que ponen en riesgo su estabilidad, se recuerda que deben realizarse actuaciones para garantizar la estabilidad de la torre, recomendándose para futuras intervenciones la restitución de sus elementos estructurales portantes, seriamente dañados por la demolición de las tres bóvedas de arista con nervaduras que poseía, eliminando, previa documentación, los elementos impropios que desvirtúan su significado arquitectónico, como son, la escalera de hormigón interior causante de su desventramiento, la cubierta de madera y el falso forjado del cuerpo de campanas que cercena la altura del último cuerpo de la torre.

– Para la consolidación estructural, deberá emplearse una materialidad relacionada con la de la torre, sin desdeñar el uso de tecnología actual, pero de forma que no altere su significado. Para diafragmar la torre, se reconstruirán las tres bóvedas de arista ubicadas en el primer, en el tercer nivel de piso y en la cubierta. Asimismo, se repondrá el forjado de madera del segundo nivel haciéndolo solidario con los muros, completando así los
cuatro niveles de atado interior de la torre.

Se consolidará el pináculo sin desmontarlo

Según el titular de Santa Catalina, Enrique Masiá, el proyecto de restauración, aprobado por la consellería «va mucho más allá, ya que se consolida el pináculo, sin desmontarlo, se sellarán las grietas existentes, se repondrán los elementos que faltan y se lucirá con una capa de mortero para que la torre recupere su estado original», en referencia al contenido del informe de los técnicos municipales».

Además Masiá asegura que el presupuesto de 53.549€ «es bastante inferior a la valoración realizada por el Ayuntamiento que superaba los 86.000 euros».