Febrer envia a l’atur a 800 treballadors de la Ribera

0
134

Los malos datos del paro  en la Ribera afectan especialmente a  mujeres y jóvenes

 

Es necesario derogar la Reforma Laboral  y subir el SMI

 

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de  febrero del 2021 en la Ribera, se ha situado en 23.762 personas, es decir, 796 parados más que en el mes de enero, un incremento mensual del 3’47%.

 

Por su parte, los datos anuales indican que tenemos en este mes 4312 parados más que el mismo mes del 2020 lo que supone un incremento de desempleo anual del 22’17%.

 

En cuanto a la contratación,  se han registrado 11.521  contratos en febrero 2021, lo que ha supuesto 2960 contratos menos que en el 2020 es decir un 20’44% de disminución interanual. Por géneros, 3872 han sido a mujeres (33’61%) y 7649 a hombres (66’39%). La contratación indefinida mensual es de 651 contratos y la contratación temporal es de 10.868 contratos lo que significa un 5’65% en indefinidos y la temporal un 94’33%. Los contratos han sido tanto en los temporales como en los indefinidos, un 86’20% a jornada completa y un  13’80% a tiempo parcial.

Cierre de la hostelería

Para Raül Roselló, Secretario Intercomarcal de UGT-PV, los datos del mes de febrero son malos, como era de esperar tras el cierre de la hostelería y otras actividades. Se vuelve a constatar los efectos perniciosos de la pandemia sobre la actividad económica y el empleo por lo que es necesario poner todos los medios para acelerar el proceso de vacunación; seguir manteniendo los ERTE y reforzar el actual escudo de protección social.

 

Para Roselló, “la mejor noticia para el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, sería que el Gobierno cumpla sus compromisos y derogue la reforma laboral de 2012, porque la recuperación no puede asentarse en la precariedad, temporalidad y parcialidad de los contratos, que afectan sobre todo a las mujeres y a los jóvenes”

Asimismo, es preciso que se suba el SMI, hasta los 1000 euros al mes en 2021, una cuestión de justicia social, que impulsará la actividad y contribuirá a luchar contra la brecha salarial, pues son las mujeres las que tienen salarios más bajos.