Les marjals valencianes parada obligatòria per a molts ocells migradors

0
252

 

  • Gracias a las campañas de anillamiento se puede hacer un seguimiento de diferentes aves, algunas residentes todo el año en el territorio valenciano, pero también de especies migratorias como el carricerín cejudo, un ave globalmente amenazada.
  • El carricerín cejudo, de apenas 10 gramos de peso, vuela más de 6.000 km entre el delta interior del río Níger y Centroeuropa y usa los marjales valencianos mejor conservados como lugares de descanso; confirmando el importante papel que cumplen los espacios naturales protegidos para la conservación de especies amenazadas.

 

Durante la migración primaveral, el carricerín cejudo, el ave paseriforme más amenazada de Europa, utiliza primordialmente los humedales de la costa mediterránea española como lugares de alimentación y descanso desde las zonas de invernada en África occidental y las de cría en Centroeuropa. Esta es la razón por la que desde el proyecto europeo LIFE Paludicola se han elegido algunos de los principales marjales valencianos para hacer un seguimiento de su paso migratorio a través de la península Ibérica. Los resultados de la campaña de anillamiento científico de abril de 2020 obtenidos en estos seguimientos han sido positivos y constatan el paso del carricerín cejudo por tierras valencianas. En total, 9 carricerines cejudos anillados en la campaña primaveral 2020, que se suman a los 31 ya capturados en las campañas de 2018 y 2019.

Gracias a las tres campañas de anillamiento científico se ha permitido ahondar en el conocimiento de esta ave globalmente amenazada y ayudar en su conservación a nivel mundial. Su presencia en estos humedales costeros valencianos confirma el importante papel que cumplen los espacios naturales protegidos para la conservación de especies amenazadas como el carricerín cejudo, especialmente las áreas inundadas y cubiertas con vegetación baja, juncales y herbazales, que constituyen su hábitat favorito.

A pesar de considerase una especie de paso regular en este territorio, solo 16 humedales valencianos cuentan con citas de esta especie. Además, desde 1903 cuando un ave cazada en La Albufera que constituye el primer registro en la Comunidad Valenciana, únicamente se han registrado a 148 ejemplares más: 108 anillamientos y 40 registros visuales. Con estas cifras, los 40 anillamientos del LIFE Paludicola aportan información esencial para comprender como es este periodo de paso migratorio, muy desconocido a escala mundial. De hecho, estos anillamientos suponen el 37% del total de los cejudos históricos capturados en la Comunidad Valenciana, porcentaje que asciende al 46% en el caso del paso primaveral.

Las capturas de cejudos en 2020 se han producido en tres humedales: en el tancat de la Ratlla (La Albufera), 4 aves; en el marjal del Moro, 3 aves; y en el marjal de Pego-Oliva, 2 aves. En el marjal de Xeresa, que se ha unido como estación de anillamiento este 2020 con la misma metodología de estudio, no se ha capturado ningún ejemplar. A pesar que 2020 no ha contado con la estación del Prat de Cabanes-Torreblanca, varios factores pueden haber contribuido a mantener un buen número de capturas: las mejores condiciones hídricas de los humedales esta campaña, la recuperación de la vegetación después de dos años sin incendios, y las acciones de mejora de hábitat del propio LIFE Paludicola, principalmente el control de la vegetación mediante siegas y pastoreo tradicional.

El carricerín cejudo pasa el invierno en los deltas fluviales de los ríos Níger y Senegal, en Mali, Burkina Faso y Senegal, y con apenas 10 g de peso es capaz de recorrer 6.000 kilómetros de distancia hasta sus zonas de cría en Polonia, Ucrania y Bielorrusia. Para completar con éxito este camino que realiza dos veces al año, es indispensable a lo largo de su ruta migratoria la presencia de humedales con un hábitat de alta calidad: alta disponibilidad de alimento y sin molestias. De esta forma pueden reponer sus reservas de grasa y descansar de sus largos vuelos migratorios nocturnos que, en ocasiones, alcanzan los 250 km cada noche. Por esta razón, la buena conservación de estos humedales ibéricos es primordial para su supervivencia y la de otras muchas especies de aves migratorias, más cuando estas aves acaban de cruzar dos importantes barreras ecológicas, el desierto del Sáhara y el mar Mediterráneo.

Cifras de la campaña de anillamiento 2020

Gracias a estas campañas de anillamiento también se capturan otras especies de aves, algunas residentes todo el año en el territorio valenciano, pero también otras especies migratorias. Así, en entre el 10 y 27 de abril se realizaron 988 capturas de 46 especies. Entre ellas, las más abundantes fueron el mosquitero musical, el carricero común y la curruca capirotada común, todas ellas con más de 90 capturas de cada una. Además, destacan las cuatro capturas de una especie relativamente rara en el ámbito geográfico ibérico, el mosquitero silbador, y una especie palustre muy amenazada en España como el carricerín real. También es muy destacable la ausencia de bigotudos, una especie en regresión en todo el territorio español y sin capturas en los humedales estudiados a pesar de constituir su hábitat idóneo.

LIFE-Paludicola

Este proyecto LIFE desarrollado por la Fundación Global Nature tiene como objetivo principal frenar el descenso de las poblaciones de carricerín cejudo mediante actuaciones de restauración del hábitat de paso migratorio pre y pos nupcial. Estas acciones se llevarán a cabo durante el período 2017-2020 en 12 municipios de tres regiones españolas (Castilla-La Mancha, Castilla y León y Comunidad Valenciana), todas ellas incluidas en espacios de la Red Natura 2000. La iniciativa está cofinanciada por el programa LIFE de la Unión Europea y son socios de la misma la Fundación Global Nature y la Junta de Castilla y León. El proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a través de la Fundación Biodiversidad de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, de la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de Torreblanca y la empresa INFERTOSA S.A.

El carricerín cejudo

El carricerín cejudo (Acrocephalus paludicola) está catalogado como Vulnerable a escala global, clasificado En Peligro a escala europea, está incluido en el Anexo I de la Directiva de Aves, en el Anexo II del Convenio de Berna y en el Anexo II del Convenio de Bonn. Además, se encuentra catalogado como de Interés Especial en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y como Vulnerable en el último Libro Rojo de las Aves de España. Se trata de una especie prioritaria de conservación a nivel mundial porque se encuentra globalmente amenazada porque se estima que su población mundial es inferior a 25.000 individuos reproductores. Esta población tan escasa comparada con otras poblaciones de pequeñas aves más comunes, junto a la fragmentación de sus áreas de cría y su declive poblacional, pone de manifiesto su elevado riesgo de extinción.

Anillamiento científico

El anillamiento científico es una herramienta de estudio que se inició para conocer la migración de las aves, pero que actualmente nos permite estudiar otros aspectos de la biología de las aves. Está basado en el uso de anillas metálicas en las patas de las aves. Cada anilla lleva un código de números y letras, a modo de matrícula de coche, que permite individualizar a los ejemplares que se anillan. Así, esta herramienta permite conocer con más precisión las rutas migratorias y su fenología de paso, la condición física de las aves capturadas, sus reservas de grasa, las proporciones de adultos/juveniles y de machos/hembras, carga parasitaría, etc. según las líneas de investigación que se estén realizando. En las campañas de anillamiento del periodo 2018-2020 han participado tres grupos de anillamiento de la Comunidad Valenciana: Grupo Pit-roig, Grupo GOTUR y Grup Au d’Ornitología.