Puja lleugerament l’atur però s’incrementen en 14.400 els contractes a la Ribera

0
101

Un mes de febrero en la Ribera de subida de paro pero contenida

Roselló (UGT): Es necesario acabar con la baja calidad y la alta precariedad   del empleo

 Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de  febrero de 2020 en la Ribera, se ha situado en 19.450 personas, es decir, 246 parados más que en el mes de enero.

 

Por su parte, los datos anuales indican que tenemos en este mes 396 parados menos que el mismo mes del 2019 lo que supone una reducción de desempleo anual del 2%.

 

En cuanto a la contratación,  se han registrado  14.481 contratos en febrero 2020, lo que ha supuesto 2704 contratos más que en el 2019 es decir un 22’96% de incremento interanual. Por géneros, 4.477 han sido a mujeres (30’92%) y 10.004 a hombres (69’08%). La contratación indefinida mensual es de 750 contratos y la contratación temporal es de 13961 contratos lo que significa un 5’18 % en indefinidos y la temporal un 94’82 %. Los contratos han sido tanto en los temporales como en los indefinidos, un 85’28% a jornada completa y un 14’72% a tiempo parcial.

 

Raül Roselló, Secretario Intercomarcal de UGT-PV analiza los datos del paro del mes de febrero, y en general son relativamente buenos en comparación a los incrementos más acentuados de febreros anteriores. Además se produce un descenso interanual del 2 % a pesar de todas las incertidumbres existentes en el entorno económico. No obstante, al mirar la letra pequeña, el mercado laboral sigue registrando las mismas barreras de entrada y de permanencia en el empleo de una parte de la sociedad.

 

Así, nos encontramos ante un mercado laboral que evidencia su debilidad con una gran precariedad que propicia fuertes entradas y salidas del mercado laboral y con periodos punta de contratación  que repercuten en las condiciones de trabajo de los que acaban perdiendo el empleo, y también de los que se quedan.

Pero también indica que  las políticas progresistas que repercuten en la calidad de empleo, en especial la subida del salario mínimo interprofesional,  no conllevan destrucción de empleo, ya que este mes ha sido más positivo que el año pasado.

En conclusión, se debe de reforzar esta evolución, con la apuesta por las políticas tanto a nivel autonómico, como estatal, que mejoren el sistema productivo, en calidad del empleo, en innovación, en desarrollo del mercado exterior y en crecimiento de la productividad. Todo ello en un marco europeo que debe apostar por la consolidación de un presupuesto europeo expansivo en materias cruciales, como el medio ambiente o la innovación tecnológica, sin descuidar las políticas de cohesión y de competitividad del sector agrario.