Antella reforma el seu nucli històric per a prioritzar la peatonalització

0
69

El Ayuntamiento de Antella ha emprendido la urbanización de las calles de Santa Bárbara y Pintor Lozano y de la Plaza de les Malves con el fin de renovar la pavimentación y las instalaciones existentes y también para priorizar la peatonalización, ofreciendo más espacio para el uso a pie de los viales. El consistorio, que dirige Amparo Estarlich, invertirá en las remodelaciones alrededor de 180.000 euros, que ha sido posible gracias a las ayudas concedidas por la Diputación de Valencia a través de sus planes de desarrollo local.

Las obras de urbanización de las calles de Santa Bárbara y del Pintor Lozano, vías que comunican la Plaça Major de la población con el paraje del azud, pretenden dar continuidad al espacio que acoge la casa consistorial ya renovada en los últimos años. El proyecto contempla la renovación total de los viales, dotándolo de un ancho acorde con la circulación en un único sentido y la ampliación de las aceras con una amplitud variable en función del ancho del vial en cada tramo.

Las obras de urbanización en la Plaça de les Malves son consecuencia de la continuidad que se busca ofrecer a los criterios utilizados en las obras de la Plaça Major. Además, desde la corporación municipal y los servicios técnicos del ayuntamiento se han detectado diversas deficiencias en dichas vías y plaza. Es el caso de las aceras existentes en las calles por su escasa anchura, llegando en puntos de las vías a alcanzar anchuras inferiores a 30 centímetros, lo cual imposibilita su utilización, obligando a los peatones a circular por la calzada.

Debido a la falta o al mal funcionamiento de los imbornales existente, en las calles Santa Bárbara y Pintor Lozano el pavimento asfáltico se ha ido degradando de forma continua, lo que se puede observar en varios tramos de las calles, por lo que se instalará nuevos imbornales y se los conectará a la red de saneamiento existente.

La solución adoptada en las calles de Santa Bárbara y Pintor Lozano va a consistir en el fortalecimiento de la circulación mixta para peatones y vehículos, siendo prioritaria la circulación peatonal. Para ello se van a pavimentar, mediante adoquinado de hormigón, respetando los bordillos actuales de piedra y sustituyendo los de hormigón por estos últimos, dejando las calles al mismo nivel con pendientes hacia el centro de las calles, donde se ubicarán los nuevos desagües (imbornales), para evacuar las aguas pluviales.  Además, se adaptarán los pozos (trapas) de la red de saneamiento a la nueva rasante de las calles y se realizará una nueva red de suministro de agua potable.