Formes de previndre la demència / Àngel J. Garcia

0
243
Àngel J. Garcia

El Coaching nos propone mejorar siempre

Desde un punto de vista psicológico, otro pedagógico-educacional, y luego, observando la vida desde el novedoso concepto ¨empowerment¨, derivado  de un antiguo verbo español (Empoderar), y que vendría a significar ¨hacerse fuerte¨ o ¨tomar partido¨, integraríamos transversalmente estas perspectivas, de modo que las convertiríamos en un activo Proceso de Coaching.

Evidentemente, siempre amparados por las teorías científicas, y gracias al método Ensayo-Error (en sus respectivos campos, para minimizar el margen de inexactitud de un posible tratamiento), se nos brinda la seguridad de comprobar resultados tras una intervención.

Aseguraba un profesor mío en la Universidad (Aparisi Guijarro), que todo trabajo y esfuerzo para con los demás, siempre produce un efecto beneficioso para ambas partes. Infusionar en una terapia, la mayor amplitud de conocimientos y de técnicas, siempre que no se produzca confusión, nos acerca al beneficio del cliente.

 

El concepto de Demencia

Probablemente todos tenemos una idea más o menos clara de lo que son las demencias, pero para aclarar el camino, y resumiendo, una de las formas más simples de definir el concepto de demencia es referirse a ella como una disminución de la capacidad intelectual con el nivel previo de funcionamiento. Generalmente, esta disminución va a unida a una serie de cambios psicológicos y comportamentales que desembocan en la alteración de las capacidades sociales de la persona que la padece.

Es un conjunto de síntomas relacionados con el descenso de las capacidades mentales de la persona, por ello nos referimos a la demencia como un síndrome adquirido, en lugar de enfermedad.

La controversia de la demencia

La cuestión de las demencias, es un tema repleto de estudios e investigaciones pero que, cuándo lo tenemos cerca, demanda de nuestra implicación emocional y cognitiva para que, psicológica, física y socialmente no nos devaste ni a los cuidadores o familiares, ni a la persona que la sufre.

La respuesta de la terapia médica y científica es incansable; de ese aspecto no hay duda. En cuanto a la prevención o de la terapia de apoyo a investigadores y sanitarios, lo cierto es que todo trabajo que se haga con los pacientes y con sus allegados, colabora a un mejor clima relacional intrafamiliar.

A día de hoy no hay una manera conocida de prevenir la demencia. No obstante, desde -volvemos a repetir- un Proceso de Coaching, si hay ciertas medidas que podemos aconsejar para que realizando esfuerzos desde el presente, se pueda reducir en un futuro y el riesgo de desarrollar la demencia. Así como mejorar nuestras funciones cognitiva, o en caso distinto, hacer más lento el declive cognitivo.

Cabe destacar que existe una lógica correlación, como apuntamos en el apartado del concepto de demencia. entre el declive cognitivo y el declive psicológico, comportamental, orgánico y social. Esto es, que junto a la pérdida de funciones ejecutivas como la memoria, la planificación, el razonamiento o la flexibilidad adaptativa, aparecen problemas al existir consciencia de tales pérdidas, como la depresión, la ansiedad, labilidad emocional, etc. Todo ello contribuye a un mayor retraimiento social y a una merma en las capacidades comunicativas con el entorno y con las explicaciones que se dan estos enfermos al tratar de darse una explicación a toda su sintomatología.

 Decisiones de la persona

Entre otras medidas a seguir y aunque algunas exceden nuestro campo competencial, podemos señalar algunas para tratar de aislar lo más posible la demencia. Son las siguientes:

-Mantener el corazón sano si depende de nosotros.

Si tenemos comportamientos saludables, esto nos ayuda en la prevención ya que, los mismos factores que protegen contra la cardiopatía ayudan reducir el riesgo de demencia. Éstos incluyen (además del ejercicio y la dieta saludable) no fumar, mantener un peso saludable, evitar la ingesta de alcohol, controlar la presión sanguínea, no tomar estupefacientes, relajarse y reducir el estrés en lo posible.

-Dieta

Una dieta que incluya muchos vegetales, frutas y cereales integrales puede reducir el riesgo de desarrollar la demencia. Estas comidas protegen –según los últimos estudios neurológicos y endocrinos- las neuronas de sustancias químicas que se llaman “radicales libres” que dañan a las células. Las químicas protectoras en estas comidas se llaman antioxidantes. Otras comidas que protegen contra la demencia incluyen la curcumina (ingrediente principal en la especia cúrcuma) y los ácidos grasos Omega-3 (en el pescado).

En un estudio realizados con dos grupos de mujeres (Snowdon, 2003), se observó que aquellas que comían muchos vegetales verdes y frondosos (espinacas, por ejemplo) y vegetales crucíferas (el brócoli, el coliflor, etc.) tuvieron un índice de declive cognitivo más bajo que las mujeres que comían menos vegetales.

-Ejercicio

El ejercicio ayuda al cerebro a estar más sano. Al igual que sucede con el resto del cuerpo.

El ejercicio y la actividad física mejoran la función cognitiva. La cantidad del ejercicio no tiene que ser extrema. Estudios han mostrado que niveles moderados de actividad (por ejemplo, hacer ejercicio 3 veces por semana) reducen el riesgo de desarrollar la demencia. A mayor variedad de tareas, los resultados demuestran un mayor estado de bienestar presente y futuro.

-Protejamos nuestra cabeza

Las lesiones cerebrales, que abarcan un campo inmenso de casuística, sintomatología, y respuestas diversas al daño cerebral, evidentemente se asocian con un riesgo más alto de demencia. Para ello, sin caer en fobias o neurosis, si debemos ser conscientes que debemos protegernos la cabeza con cascos durante los deportes si son de contacto; llevar siempre el cinturón de seguridad en los vehículos; evitar deportes y situaciones que provoquen daño repetido a la cabeza, entre otras muchas más cosas que por razones de espacio, no  nos caben en el artículo.

-Socializar y colaborar colectivamente

Los ancianos que participan en actividades sociales muestran menor mengua cognitiva. Una de las razones de este efecto es que las actividades sociales promueven nuevas conexiones entre las células del cerebro al obligarnos a buscar siempre la adaptabilidad constante.

Sobre este aspecto, mencionar que algunos factores disminuyen y previenen el efecto del daño, al desarrollar más conexiones entre las neuronas. Con más conexiones entre neuronas, la función cognitiva puede ser más duradera y de calidad en el tiempo.

-Ejercicio mental

Cuándo estimulamos la mente, aumenta el número y la fuerza de las conexiones entre las células del cerebro y las fortalece.

Ejemplos sencillos pero efectivos de ejercicios mentales, son la resolución de rompecabezas, aprender algo nuevo, leer materias distraídas y también exigentes, practicar juegos de mesa como el dominó o el ajedrez, tocar un instrumento musical, recitar o cantar, y hacer crucigramas, entre otras muchas cosas.

Y los profesionales de apoyo…

Junto a la realización de estas medidas -o parte ellas-, y a los pilares  farmacológico, familiar, y médico, los profesionales del apoyo y de la ayuda, ofrecemos una mayor amplitud de posibilidades para una mejor adaptación y asesoramiento, a todas las personas preocupadas por esta problemática, tanto a los que la sufren como a familiares y cuidadores.

La soledad o el aislamiento en la enfermedad son la peor solución a la diversidad de opciones, por tanto, de forma pareja tanto a la prevención, como al tratamiento de la demencia, recomendamos depositar la confianza en aquellos profesionales capacitados para buscar la mejora en este tipo de situaciones vitales y que, lamentablemente, nadie está excluido de padecerlas.

Las diversas terapias que utilizamos en nuestros lugares de trabajo, promueven el cuidado y la atención, a las personas que lo necesitan y que desean prolongar su calidad de vida, y su bienestar personal, el mayor número de años.

Ángel J. García

Graduado en Educación Social y Pedagogía.

Máster en Coaching, Inteligencia Emocional, y Programación Neurolingüística.

Experto en Inteligencia Emocional y Social,  y en Diagnóstico y Desarrollo de la Alta Capacidad Intelectual.

angelog24@hotmail.com Móvil: 666403902.

C/ Calderón de la Barca, N.º 12, 2º, 4ª, Alzira (Valencia).