La Ribera augmentà en 1451 el nombre d’aturats el passat gener

0
175

Los datos del paro vuelven a constatar la fragilidad de un mercado de trabajo precario y temporal

Las campañas agroalimentarias  y comerciales cada vez son más cortas

 

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de  enero de 2020 en la Ribera, se ha situado en 19.204 personas, es decir, 1451 parados más que en el mes de diciembre.

Por su parte, los datos anuales indican que tenemos en este mes 3 parados más que el mismo mes del 2019 lo que supone un incremento de desempleo anual del  0’02%.

En cuanto a la contratación,  se han registrado  16.206 contratos en enero 2020, lo que ha supuesto 1901 contratos más que en el 2019 es decir un 13’29% de aumento interanual. Por géneros, 4998 han sido a mujeres (30’84%) y 11.208 a hombres (69’16%). La contratación indefinida mensual es de 937 contratos y la contratación temporal es de 15.269 contratos lo que significa un 5’78 % en indefinidos y la temporal un 94’22 %. Los contratos han sido tanto en los temporales como en los indefinidos, un 85’99% a jornada completa y un 14’01% a tiempo parcial.

Los datos de paro de este mes constata que en la comarca, las campañas en la agricultura y en el comercio son muy cortas y con ello el empleo que las mismas generan, cada vez es más estacional y por tanto dan trabajo menos días y meses a sus plantillas.

Para Raül Roselló, Secretario Intercomarcal de UGT-PV considera que tenemos un empleo marcado por las campañas estacionales donde el mes de enero es un mes malo, de baja actividad pero es preocupante que no haya habido un descenso de parados con respecto al mismo mes del 2019. Esto demuestra la ralentización de nuestro mercado laboral, que pide unas medidas urgentes para acabar con la precariedad.

Campañas más largas

Roselló recuerda que como ya proponen otros profesionales e instituciones las alternativas pasan por dar continuidad a estas actividades turísticas y agroalimentarias tan importantes en nuestra comarca, necesitamos inversiones para que nuestra industria agroalimentaria tenga campañas más largas con productos agrarios de mayor valor añadido así como que nuestra industria turística tenga los apoyos institucionales y empresariales necesarios para que se mantenga y mejore la importante cantidad de empleo que en la actualidad genera.

Para que el crecimiento económico se ajuste a la realidad se debe reponer los derechos de los trabajadores y derogar en su totalidad la reforma laboral, que sólo ha conseguido precarizar las condiciones laborales.

Además, es imprescindible poner en marcha de forma urgente verdaderas políticas públicas de empleo, que protejan a las personas en desempleo vía prestaciones, combinando las ayudas con medidas activas de empleo, de orientación, formación e inserción.