La Policia Nacional desmantella una organització que prostituïa transexuals i dones en València

0
204

Con la colaboración de EUROPOL

 En pisos de citas de Valencia y de diferentes ciudades europeas

 

§   Tres personas detenidas en Valencia e Irún, entre ellas la líder de la organización cuando estaba a punto de embarcar en un vuelo directo a Roma con una de las víctimas

 

§   Las víctimas eran trasladadas a Holanda, Bélgica o Italia donde eran prostituidas en apartamentos turísticos reservados por los detenidos

 

§   Eran captadas en Colombia donde carecían de medios económicos o se encontraban en situación de exclusión social por su condición sexual

 Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con EUROPOL, han desarticulado una organización criminal que se dedicaba a explotar sexualmente a transexuales y mujeres en pisos de citas en Valencia y en diferentes ciudades europeas. Los miembros de la organización se valían de su condición de transexual para convencer a las víctimas para que vinieran a España y, una vez en nuestro país, eran trasladadas y prostituidas en apartamentos turísticos que reservaban en Holanda, Bélgica e Italia. La operación ha culminado con la entrada y registro de dos casas de citas de Valencia, y con la detención de la líder de la organización cuando estaba a punto de embarcar en un vuelo directo a Roma con una de las víctimas.

 

La investigación se inició gracias a la denuncia de una de las víctimas, que se personó en la comisaría de Oviedo manifestando que una organización criminal se dedicaba a explotar sexualmente a mujeres y transexuales en Valencia. Además, informó sobre la forma de captación que usaba la líder de la organización, la cual se valía de su condición de transexual para convencer a las víctimas de que vinieran a España a trabajar a cambio de un supuesto sueldo digno.

 

Captadas mediante engaños

 

La líder captaba a las víctimas directamente, o a través de terceras personas, y se aprovechaba de la situación de precariedad que sufrían en Colombia. En sus países de origen, donde carecían de medios económicos, en muchos casos residían en barrios marginales de extrema violencia o se encontraban en una situación de exclusión social por ser transexuales.

 

Para no llamar la atención de los agentes en la frontera, la responsable del entramado criminal organizaba viajes turísticos; financiaba y enviaba a las víctimas billetes de avión de ida y vuelta, reserva de hotel, seguro de viaje y dinero en efectivo para justificar su estancia. Una vez en España, eran recogidas por integrantes de la organización y trasladadas hasta un piso de citas en Valencia. Allí les retiraban el dinero prestado, les informaban de que iban a ejercer la prostitución y de que habían contraído una deuda de 3.000 euros.

 

Además, para evitar su huída, les retiraban el pasaporte y las tenían controladas 24 horas a través de las encargadas de los pisos. Las víctimas eran obligadas a consumir estupefacientes con los clientes y debían entregar todo el dinero que ganaban ya que, a la deuda contraída, les sumaban los gastos de alquiler de la habitación, anuncios en Internet y manutención.

 

Prostituidas en Europa

 

La principal investigada organizaba viajes a Holanda, Bélgica e Italia donde alquilaba apartamentos turísticos para que las víctimas ejercieran la prostitución cobrando los servicios más caros que en España. El objetivo era obtener mayores beneficios económicos y saldar la deuda lo más rápido posible. Esta información se obtuvo gracias a la colaboración de EUROPOL y la cooperación de los países europeos afectados.

 

La operación ha terminado con la entrada y registro en dos casas de citas de Valencia y la detención de tres personas –Valencia (2) e Irún-. La líder del entramado criminal fue detenida cuando se encontraba a punto de embarcar en un vuelo directo a Roma en compañía de una de las víctimas. En los registros se intervinieron varios teléfonos móviles, documentación relativa a los envíos de dinero, billetes de avión, cuadernos con anotaciones, productos y fármacos estimulantes sexuales – como viagra, popper o complementos vitamínicos- y 23.140 euros en efectivo.