L’atur baixa en octubre prop de 1.700 persones a la Ribera

0
55
L'inici de la campanya citrícola provoca un notable descens de l'atur a la comarca

Crece el empleo en la Ribera pero es estacional

El descenso del paro es una consecuencia del inicio de campaña citrícola

Raül Roselló: Hacen falta unas políticas progresistas que acaben con la reforma laboral del 2012

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de octubre de 2019 en la Ribera, se ha situado en 18.795 personas, es decir, 1.678 parados menos que en el mes de septiembre.

Por su parte, los datos anuales indican que tenemos en este mes 273 parados menos que el mismo mes del 2018 lo que supone una reducción de desempleo anual del 1’43%.

En cuanto a la contratación,  se han registrado 21.638 contratos en octubre 2019, lo que ha supuesto 1098 contratos más que en el 2018 es decir un 5’35% de incremento interanual. Por géneros, 7.781 han sido a mujeres (35’96%) y 13.857 a hombres (64’04%). La contratación indefinida mensual es de 1624 contratos y la contratación temporal es de 20014 contratos lo que significa un 92’49% y la indefinida un 7’51%. Respecto octubre 2018, la indefinida desciende en 168 contratos (-9’38%) y la temporal aumenta  en 1266 contratos (6’75%). Los contratos de octubre 2019 han sido tanto en los temporales como en los indefinidos, un 80’35% a jornada completa y un 19’65% a tiempo parcial.

Los datos del paro de este mes de octubre son consecuencia de la coyuntura estacional del sector de cítricos y demuestra que se dispara la contratación temporal. Con todo ello podemos determinar que la tendencia del mercado es la consolidación de la sustitución del contrato indefinido por el temporal.

Para Raül Roselló,  Secretario Intercomarcal de UGT, es cierto que vivimos en una comarca donde su economía se basa principalmente en un sistema productivo estacional pero que no debe ampararse en la contratación temporal que lleva a la precariedad si no en la indefinida discontinua que conllevaría a más estabilidad para los trabajadores y por consiguiente un crecimiento equilibrado y sostenible de la economía.

Roselló, considera que necesitamos unas políticas progresistas para derogar la reforma laboral de 2012 y sentarse con los interlocutores sociales para diseñar medidas de políticas de mercado de trabajo contra las diversas formas de precariedad en el empleo y en el desempleo. El empleo de calidad no es sinónimo de ralentización del empleo si no de la lucha contra el paro de larga duración y la precariedad laboral que deben ser objetivos prioritarios de las políticas de empleo.