La associació «Somriu» demanà en 2015 sense èxit l’accés al Consell de la Joventut d’Alzira

0
220

Y me gustaría aportar de forma objetiva la información que poseo acerca de mi experiencia con el mencionado consell.

Les informo de mi decepcionante y corta experiencia en el Consell de la Joventut de Alzira:
En 2015 fundamos la asociación juvenil «Somriu», y decidimos acudir al Consell de la Joventut. Pensábamos que iba a ser un proceso administrativo rutinario y que en unos meses podríamos participar en dicho colectivo de asociaciones. Sin embargo nos topamos con gran cantidad de trabas burocráticas que retrasarían el proceso de acceso entre uno o dos años. (En la mayoría de consells municipales ese proceso suele tardar unos pocos meses).
Vista la dificultad para poder acceder pasé a informarme de cuando era la reunión asamblearia para tratar de hablar con todas las asociaciones y así tratar de acelerar de algún modo el proceso. A su vez hablé con la juventud del PSOE y de Izquierda Unida, ya que ellos habían participado durante varios años en el consell.
Me explicaron que no podía acudir nadie a la reunión ajeno al consell sin solicitar previamente por registro de entrada y con mucha antelación el acceso a la reunión. Pese a la gran cantidad de trabas finalmente logré obtener todos los permisos y participar en dicha reunión.

Ese día me presenté con un portavoz de juventud del PSOE y otro de EUPV en la asamblea. El secretario al vernos se quedó ojiplático e insinuó que deberíamos haberle avisado. Algo mas nervioso que antes comenzó a hacer la reunión. Donde desglosó los gastos de ese año y las actividades realizadas. En ese momento me sorprendió ver que salvo a excepcion de Cruz Roja, todos los miembros pertenecían a juventudes del PP, en asociaciones realmente dispares, en varias ocasiones los miembros ni siquiera sabían de qué asociación provenían hasta que alguien se lo recordaba.

Sobre la mitad de la reunión tanto el portavoz de Izquierda Unida como el portavoz del PSOE se levantaron muy indignados y comenzaron a despotricar contra la junta. No era de extrañar, los gastos a mi juicio eran ridículos y nada creíbles.

Entre los ejemplos podría mencionar los que más me llamaron la atención: (Teléfono e internet) 752,73€ en un consejo que no realizaba más de 4 o 5 actividades al año. (Imagen corporativa y merchandasing) 1493,14€, (Cartelería y diplomas) 674,10€ para una actividad de lenguaje de signos con entre 20 y 40 participantes.

(Web) 1028,51€, hablamos de una web sin contenido la cual rondaría el precio de unos 180€ con alojamiento incluido. Tras ello se sucedieron las votaciones donde se votaron entre ellos para la nueva junta.

Tras esto tanto el portavoz del PSOE como el portavoz de Izquierda unida se marcharon de la reunión. Solicité hablar con el nuevo presidente sin ya esperanzas de poder acceder al consell. Le pedí mediar entre él y los portavoces y ofrecí el siguiente acuerdo a cumplir en tres meses: 1) Desblindar el consell de la joventut para que cualquier asociación pueda acceder fácilmente. 2) Depurar y sanear las cuentas, ya que actualmente son éticamente y realmente cuestionables. 3) Convocar una junta provisional donde hubiese miembros de diversos partidos políticos y asociaciones no vinculadas a ningún partido.

A cambio no haríamos una nota de prensa a ningún periódico. Aceptó. A los tres meses traté de ponerme en contacto con el nuevo presidente. Pero había bloqueado mis llamadas y mi contacto en las redes sociales. A día de hoy, mi asociación, ni ninguna otra que no tenga relación con el Partido Popular ha logrado acceder al consell de la joventut.

Alejandro España

Presidente de la asociación juvenil Somriu