Tomás Pardo profeta en la seua terra

0
116
Tomás Pardo en el camp de rugbi junt a l'alcalde d'Alzira i el president de la Federació Espanyola de Rugbi
Pardo junt al regidor d’Esports Fernando Pascual i la placa que dona el seu nom al camp

El Rugbi Club Alzira i l’Ajuntament han tributat este cap de setmana un merescut i càlid homenatge a l’exjugador internacional Tomás Pardo, per la seua brillant trajectòria esportiva.

El divendres es presentava a la Casa Blava, el I Trofeu Tomás Pardo, amb l’assistència d’autoritats locals i federatives.
I ahir dissabte s’inaugurava la placa que dona el nom de Tomás Pardo al camp de rugbi, on tot seguit competiren els equips de veterans del València i del CAU. L’alcalde d’Alzira Diego Gómez, el regidor d’Esports Fernando Pascual i el president de la Federació Espanyola de Rugbi Alfonso Feijoo, assistiren als emotius actes.
 Historial

Los padres de Tomás, decidieron emigrar a Francia cuando este tenía dos años y medio. Después de recorrer diferentes lugares en busca de un asentamiento definitivo, llegaron por fin a la ciudad de Vichy, ciudad de éxito en aquella época gracias al floreciente negocio de los balnearios, con muchos hoteles y teatros.

Allí se asentó la familia y creció el joven Tomás, que a muy temprana edad ya apuntaba a deportista, practicando varios años la natación.

A los 12 años, un profesor de Educación Física, viendo sus cualidades físicas le propuso jugar al rugby y, así fue como Tomás Pardo se inició en el mundo del balón oval.

Empezó a jugar en un equipo de Cusset, pequeña localidad cercana a Vichy. Sus progresos no pasaron desapercibidos y muy pronto un ojeador se fijó en él, convocándolo para la Selección regional de Auvergne. Así fue como el Vichy lo enroló en sus filas, fichándolo para su equipo infantil, en el que solo permaneció un año puesto que, a la edad de 16 años le hicieron debutar en el primer equipo en un amistoso ante el Racing de Paris.

Permaneció cuatro años con el primer equipo del Vichy, de cuya experiencia guarda excelentes amigos como, Didier Tazé, Alain Dussan, George Brisse o el alemán Peter ya fallecido, entre otros.

En 1975 ó 76, Vichy y Bayonne (Bayona), jugaron un amistoso y al finalizar el partido, el entrenador del Bayonne, Roger Etxeto, que su vez era entrenador de la selección española junto a Gerard Murillo, fue a buscarle al vestuario y le pidió sus datos, pues, alguien le había comentado que era hijo de españoles y por tanto, podía convocarle con la selección española.

Así fue como en 1976 debutaba con la selección española juvenil pero, pronto dio el salto a la absoluta de la que fue titular indiscutible hasta 1988, siendo convocado en 38 ocasiones.

Dejó las filas del Racing Club Vichy Rugby para incorporarse a la disciplina del San Juan de Luz Olympique en 1978 donde solo pudo permanecer dos temporadas, ya que tuvo que regresar a España para incorporarse al servicio militar, al haber agotado ya las prórrogas. Tenía 23 años.

También en el San Juan dejó grandes amistades que perduran hasta nuestros días, Gerard Murillo el entrenador, que más tarde sería seleccionador español, Bruno Giret, etc

Estando en el servicio militar en Madrid, fue invitado a jugar un partido amistoso en Orcasitas, sufriendo una grave lesión de hombro al materializar un ensayo ante el Arquitectura que casi le lleva a perder el brazo, 82 puntos de sutura y varias operaciones, consecuencia de las cuales sufrió una fuerte osteomielitis.

Los padres habían regresado a España dos años antes. Al tener que venir a hacer el servicio militar, perdió su empleo en San Juan de Luz, donde trabajaba en un banco, y ese fue una causa determinante para regresar a su Alzira natal, ya que su vida y sus amistades estaban en Francia.

Cuando comunicó en Francia que se venía a España, alguien le dijo “¿estás seguro que quieres regresar a España?, aquí eres alguien, allí no te conoce nadie”.

A su regreso a casa, fichó por el Valencia donde militó un par de temporadas hasta que en 1983 fundó su propio club, nuestro Rugby Club Alzira, con el inestimable apoyo de Enrique Máñez, ya fallecido, por aquel entonces director de Iberdrola en Alzira y gran aficionado al rugby; Francisco Blasco, alcalde de Alzira en la época, apoyó y dio viabilidad a la fundación. Vicent Fuster de Carcaixent, otro jugador que venía de Francia colaboró en los inicios del mismo como entrenador y jugador.

1983 fue el culmen en la trayectoria deportiva de Tomás Pardo; Roger Etxeto, le convocó a una selección mundial que se enfrentó a los Pumas, la poderosa selección Argentina en Buenos Aires. Un sueño inimaginable poder jugar con aquellos que eran sus ídolos tales como, los internacionales franceses Philippe Dintrans y Pierre Berbizier o los australianos Mark Ella y David Campese, hasta completar una convocatoria de primeras figuras mundiales.

No menos importantes eran los jugadores rivales de Lo Pumas, con nombres de talla internacional como Serafín Dengra, Carlos Neira o el gran Hugo Porta, el mejor jugador argentino de la historia.

De aquella gira por argentina que duró un mes, quedaron gratos recuerdos y grandes amistades como, Alberto Busquier a quien Tomás tiene gran respeto.

Como consecuencia de esa gira con la selección mundial, Tomás es convocado al año siguiente 1984, por la selección Argentina para hacer una gira por Sud-África pero, para sortear el boicot a Sudáfrica por el apartheid,  estos comparecen como un combinado americano, los Jaguares sudamericanos incorporando a un chileno, un uruguayo y a nuestros compatriotas Tomás Pardo y Santiago Santos, que pudieron así saborear una gira con jugadores de primer nivel mundial. Decir que los nuestros se codearan con jugadores de primer nivel, no quiere decir que ellos no lo fueran, que lo eran. Tomás jugó los dos partidos contra los Springboks.

Entre tanto, a su regreso a Alzira había ingresado en la policía municipal como interino, estuvo un par de años en el puesto hasta que en 1982, se presentó a las oposiciones del Consorcio Provincial de Bomberos, que aprobó, desde entonces y hasta su jubilación, este fue su oficio.

Como entrenador, lo fue de la Selección Española sub 23 con Fernando de la Fuente “Canas” como seleccionador; más tarde de la Selección absoluta junto al seleccionador Bryce Bevin y posteriormente con Alfonso Feijoo, actual presidente de la Federación Española de Rugby, ambos llevaron a la selección por primera y única vez en su historia a un mundial, el celebrado en Escocia en 1999.

Entrenador de su club el Alzira, CAU o Elche, donde quedaron amistades entrañables como Toni, Virginia, Roberto, …. además de seleccionador en varias categorías de la Selección Valenciana.

También ha desempeñado labores federativas, la última, presidente del comité de entrenadores en la Federación Valenciana.

A lo largo de la historia del RC Alzira, y por ende de Tomás Pardo, han habido fusiones deportivas con clubs hermanos como el CAU o Cullera.

Tomás ha obtenido reconocimiento a sus méritos por parte de la corporación municipal de Alzira, otorgándole en la “II Gala de l’Esport” de 2016, el premio “Illa del Xúquer”, ese mismo año, la Medalla de Oro de la Ciudad y, en el mes de marzo de este 2019 la Junta de Gobierno Local, en sesión celebrada el 5 de marzo, adoptó el acuerdo de asignar el nombre de “Camp Tomás Pardo”, al campo de rugby de la Ciudad Deportiva Jorge Martínez “Aspar”.