Les tribus de l’Àfrica arriben a Alberic de la mà de Raül Barrero

0
136
Imatge de l'exposició

Alberic se adentra en África para observarla a través del prisma de Raúl Barrero, un fotógrafo valenciano que ha querido introducirse en las poblaciones que todavía no han sufrido la contaminación cultural promocionada por la mundialización.

El continente africano es visto desde este lado del mundo como un lugar salvaje y exótico, en el que encontramos una gran diversidad cultural, gran colorido, tradiciones que nos impactan y una gran riqueza de materiales. Todo este atractivo hace que las colonizaciones se hayan ido sucediendo y hayan intervenido en su “anatomía”.

La contaminación cultural ha provocado la pérdida de identidad de unas poblaciones que cada vez guardan con mayor dificultad una exclusividad que las hace únicas en el mundo. Barrero ha ido a la búsqueda de dicha particularidad y la ha querido plasmar a través de los rostros. De los individuos y sus vestimentas y complementos.

La exposición se podrá visitar de lunes a viernes de 17 a 20 horas hasta el 15 de octubre en el Antiguo Ayuntamiento. Con entrada gratuita. “Las fotos de la exposición responden a dos visitas a África, primero a Etiopía y después a Angola y Namibia. Siempre me ha gustado la fotografía, en especial el retrato. Buscaba plasmar para la historia a etnias o tribus que prácticamente están en proceso de desaparición o inmersas en una transformación que las desvirtúa. Ya cuesta encontrar poblaciones que no estén manchadas por el turismo. Para conseguirlo hemos tenido que esforzarnos y apostar por la exclusividad. Siempre intentando, además, ganarme la confianza de la gente”, apunta el autor.

Cada vez resulta más complicado encontrar tribus enclavadas en el tiempo y cuando aparece la influencia externa su transformación es veloz y irreversible. “Con esta exposición se pretende hacer una reflexión sobre esta realidad desde el punto de vista de la moda, utilizando como recurso la fotografía. La búsqueda de la belleza es una cuestión que interesa aquí́ y allí́, pero la manera de expresarla difiere. Y en esa diferencia está la riqueza. Cuando la globalización está homogeneizando al ser humano es momento de proteger la diversidad”, aduce Barrero.