Alzicoop alerta a los agricultores de la «abundante» presencia de ácaros en los cítricos

0
656
Trampa per a la mosca de la fruta
Trampa per a la mosca de la fruta

Durante el mes de octubre le damos el nivel máximo de alerta al seguimiento y control de los ácaros en cítricos, ya que se observa presencia abundante en todas las variedades. De igual forma mantendremos un control total sobre la ceratitis en caqui. CÍTRICOS Tratamientos fitosanitarios: Ácaros Tal y como recomendamos durante el mes de septiembre, el seguimiento de la plaga de los ácaros en todas las variedades es un tema muy relevante durante este mes.

Estamos observando abundantes parcelas con inicios de ataque de ácaros que provocarán en pocos días un elevado destrío en fruta, lo cual nos llevará a una pérdida importante de cosecha, en ningún caso deseable. Adulto de T. urticae. Foto de A. Urbaneja Recordamos los diferentes tipos de ácaros que vamos a encontrar: Araña Roja (Tetranychus urticae), Ácaro Rojo (Panonychus citri), Ácaro rojo oriental (Eutetranychus orientalis), Ácaro de Texas (Eutetranychus banksi) Mosca de la fruta ( Ceratitis capitata)

Recordar que debemos mantener los niveles de líquido en aquellos mosqueros que se utilicen para la captura masiva de mosca. En caso de variedades muy sensibles por el cambio de color que han sufrido o por su estado de madurez, deberemos realizar tratamientos mediante parcheo con los productos autorizados para ello. Recordar que a partir de este mes las variedades de primera campaña como navelina, orogrande, clemenules, arrufatina, etc… se encuentran en fase sensible al ataque de ceratitis.

Alternaría durante el mes de octubre la combinación de lluvias y temperaturas medias suaves van a provocar ataques de alternaria en el caso de la clemenvilla. Recordar que en las condiciones idóneas de este hongo sus efectos se pueden provocar en 24 horas, siendo ineficaces tratamientos después de la aparición de los síntomas. Así pues recomendamos tratamientos con productos sistémicos antes de que se prevean lluvias, o en caso de utilizar productos de contacto deberemos tener en cuenta que después de lluvias fuertes de más de 25 l/m. estos pueden ser lavados y perder parte o toda su eficacia.

El aguado por las lluvias otoñales unidas al estado de la fruta provocan que se produzcan podredumbres en aquellos frutos que estén más cerca del suelo, generalmente hasta 1,5 m. Para evitarlo podemos emplear el uso de fitosanitarios fungicidas tanto de contacto como sistémicos que nos protegerán contra el hongo Phytophthora, causante de las podredumbres producidas por el aguado. En caso de no querer emplear productos fungicidas, siempre tendremos la opción de subir las faldas de los árboles mediante tutores, como las cañas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here