Restauren un plànol de la Sèquia Reial del Xúquer corresponent al MUMA

0
435
  • El Plano es obra de Juan de Roxas y fue impreso por Tomás Planes en el siglo XVIII

  • Esta restauración ha permitido recuperar una obra que por su deficiente estado de conservación no se podía exhibir en el Museo Municipal de Alzira

Valencia. Los técnicos del departamento de obra gráfica y material de archivo de CulturArts IVC+R han restaurado un gran Plano de la Acequia Real de Alzira perteneciente al Museo Municipal de Alzira, gracias a la subvención de la Diputación de Valencia que recibió el Ayuntamiento de esta localidad.

Al acto de presentación han asistido el Secretario Autonómico de Cultura, Albert Girona, y el alcalde de Alzira, Diego Gómez, además de la Subdirectora de CulturArts IVC+R, Gemma Contreras, quien a través de una conferencia ha explicado el laborioso proceso de restauración que ha tenido este plano, así como la aportación de la Generalitat en la recuperación de este singular documento histórico.

El plano que inicialmente se conservaba en las dependencias municipales, forma parte de la colección del Museo Municipal de Alzira desde 1992. Este fue dibujado por Juan de Roxas e impreso por Tomás Planes en Valencia, de orden y a expensas del Consejo General y Comuna de regantes que lo constituyen en el año de 1764-65.

Se compone de 12 láminas o planchas, que unidas forman un mapa de grandes dimensiones, que representa la superficie regada por la Acequia Real de Alzira, desde Antella hasta Algemesí, que tras su ampliación en el siglo XVIII por el Duque de Híjar hasta la localidad de Albal, en l’Horta Sud, que pasó a denominarse, Acequia Real del Júcar o Sèquia Reial del Xúquer. Dicha prolongación se llevó a cabo entre 1779-1801, duplicando la superficie regada para suplir la falta de agua por sequias continuadas y extender el cultivo del arroz. El ingeniero militar Juan de Escofet, fue el encargado de ejecutar el proyecto, en el que también participó el mismo Juan de Roxas.

La representación del plano, reproducía el estado previo de cómo se hallaba el territorio antes de dicha prolongación, que a partir de entonces pasaría a denominarse la primera sección. El plano es en sí mismo un informe del estado de la acequia, con sus brazales, presas, partidores, molinos, municipios, cultivos,… alquerías y lugares despoblados. Todo ello dibujado con profusión de detalles y aceptable fidelidad, así como una extensa leyenda donde se describen todas las particularidades que lo acompañan.

Se desconoce la cantidad de ejemplares que se estamparon, pero, seguramente, se harían ejemplares para las Juntas Locales de Riego de cada municipio, así como para los respectivos Consistorios. La Acequia Real del Júcar conserva las 12 planchas de cobre que se utilizaron para su impresión.

El plano presentaba un estado de conservación muy deficiente a consecuencia de haber estado enmarcado y en contacto directo con agua, incluso barro, que había favorecido la aparición de colonias de microorganismos. El contacto con el agua también había provocado importantes desplazamientos de la suciedad en superficie provocando manchas en el plano. A estas patologías había que añadir el reentelado al que estaba sometido, los desgarros y las lagunas o pérdidas del soporte.

La restauración ha consistido en un largo proceso en el que se han aplicado técnicas japonesas para la restauración de papel. En primer lugar se procedió a una limpieza en seco, con gomas de borrar, para después de proteger la obra por el anverso proceder a la eliminación del reentelado y adhesivos que tantos problemas le estaban ocasionando a la obra. Posteriormente se procedió a la reparación del reverso y a la limpieza por capilaridad en sucesivas fases, que tuvieron como culminación la laminación del plano con papel japonés. Finalmente se montó en un soporte de cartón inerte y se procedió a la reintegración cromática de las lagunas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here