Gracia Querejeta protagonista del IV Festival de Cortos K-lidoscopi de Cullera

0
443

Cullera KalidoscopiEl certamen recibe 400 obras y proyectará producciones nominadas a los Goya o la Berlinale / Un encuentro fotográfico promociona el barrio del Pou / Joaquín Vallet presenta una obra dedicada a la figura de Mariano Barroso

La cuarta edición del Festival de Cortometrajes K-lidoscopi de Cullera será la de la consolidación de este certamen como el más importante en su categoría en la Comunitat Valenciana. La cita con el mejor cine se inicia mañana, viernes, en el Auditorio Municipal. Hasta el 3 de octubre, ofrece un programa ambicioso que tendrá a la cineasta Gracia Querejeta como la gran protagonista.

La madrileña, autora de obras como «Siete mesas de billar francés», será la homenajeada de este año e impartirá un curso de interpretación durante cuatro días en el Hotel Cullera Holiday con los actores y actrices valencianos de más renombre.

El número de cortos recibos este año demuestra la importancia que en poco de tiempo ha adquirido el festival. Desde la organización, a cargo de Joaquín Vallet, Jordi Piris, Julio Martí y Joan Bohigues, explican que han llegado cerca de 400 trabajos que aspiraban a ser proyectados en alguna de las cuatro secciones: Ficción, Documental, Animación y Experimental, esta última la gran novedad de este año.

La calidad de las producciones es elevadísima. Entre ellas hay obras nominadas a los Goya o la Berlinale además de ganadores de festivales de renombre como el de Sitges. También hay protagonismo valenciano. Este sábado 26, fuera de concurso, el público podrá disfrutar de una proyección especial del documental «En la mítica terra dels prodigis» con la presencia de sus directores Javier Quintanilla y Frederic Ibáñez, donde se analiza la problemática de los recortes en el sistema educativo. También «La ropavejera» de Nacho Ruipérez o «En clave Ortifus» llenarán la pantalla de reflexiones sobre varias temáticas de plena actualidad.

«En cuatro años hemos alcanzado el máximo nivel. Tenemos la ‘crème de la crème’ y esto es sintomático porque con escasos recursos hemos sido capaces de llevar adelante un festival que a paso va convirtiéndose en un acontecimiento de referencia», ha explicado el crítico cinematográfico cullerense Joaquín Vallet, durante la rueda de prensa de presentación del festival.

Por su parte, Martí ha subrayado el hecho que grandes figuras de la cinematografía hayan escogido Cullera no sólo para exhibir sus producciones, sino también para formarse. En ese sentido, ha hecho inciso en la tarea que está llevando a cabo K-lidoscopi «para que la cultura sea protagonista en Cullera porque nuestros ciudadanos se merecen un pueblo con cultura, un bien de primera necesidad».

Festival interdisciplinario

El K-lidoscopi de este año también ha querido abrirse a otras disciplinas artísticas. El festival ofrece dos exposiciones fotográficas en el hall del Auditorio Municipal. La primera muestra los trabajos hechos por varios fotógrafos en un maratón en el barrio del Pou. La iniciativa pretende promocionar este espacio emblemático de la ciudad a través de instantáneas únicas que reflejan la esencia de un enclave urbano único. El festival otorgará un premio dotado con 500 euros a la mejor fotografía. Por otro lado, la otra exhibición que podrá obsevarse también desde este viernes hace un recorrido por 30 años de Cinema Jove, el hermano mayor de la muestra de Cullera.

Repaso a la figura de Barroso

La impronta del festival también quiere quedar por escrito. El IV K-lidoscopi servirá para presentar el libro «Mariano Barroso» coordinado por Joaquín Vallet, escritor, crítico e historiador cinematográfico. La obra repasa la figura del homenajeado del año pasado, ganador de tres premios Goya, a través de la pluma de los mejores críticos del panorama nacional.

La concejala de Cultura, Sílvia Roca, ha señalado que para el consistorio «este festival es clave, no sólo por el que significa en términos de calidad para el mundo del cine y la cultura de nuestra ciudad, sino también porque es una herramienta clave en la proyección de la marca Cullera». En ese sentido, ha garantizado que el ayuntamiento ofrecerá su apoyo a las próximas ediciones y ha agradecido a los organizadores el enorme esfuerzo desinteresado para mantener este acontecimiento.

Así pues, K-lidoscopi 2015 se reafirma como una plataforma para la exhibición de los mejores cortos realizados en nuestro país, 54 en total a esta edición. El festival cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Cullera además del patrocinio del hotel Cullera Holiday, la Fundación Aisge, Atrae, la Obra Social ‘La Caixa’, la SAV, el Centre Octubre, Taller de Fotografía Digital y Producciones Audiovisuales Chofre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here