Un indigente murió en el incendio de la antigua discoteca París-Texas de Cullera

0
211

 La que fue una de las discotecas más importantes de la provincia de Valencia en la época de esplendor de este tipo de establecimientos de ocio, allá por los años 90, se ha convertido en un espacio degradado y ayer acogió un incendio de madrugada en el que falleció un indigente. La antigua discoteca París-Texas, también conocida en otra época como Templo, situada en la carretera nacional 332, en una de las entradas a la ciudad de Cullera, sobrevive desde hace años siendo refugio de indigentes y personas que optan por refugiarse bajo sus techos desvencijados por no tener más espacio al que ir.

Los hechos ocurrieron poco después de las dos de la madrugada en el interior de esta discoteca abandonada, que está situada junto a la estación de ferrocarril de Renfe de la capital turística de la Ribera. La Guardia Civil, que ha asumido la investigación de este caso, atribuyó a causas fortuitas el origen del fuego, aunque la investigación continúa para determinar con más exactitud lo ocurrido.

La víctima es un hombre que carecía de documentación, aunque, según la información facilitada por otras tres personas que había en el lugar en el momento del siniestro podría ser originario de Lituania. La llegada del equipo sanitario sólo sirvió para corroborar el fallecimiento de este indigente. La Guardia Civil no halló indicios criminales tras inspeccionar el lugar.

Precisamente una de las tres personas que estaba junto a la víctima en el momento que ocurrieron los hechos resultó afectada con heridas leves, aunque fue atendida de madrugada en el mismo lugar y no tuvo que ser trasladada a ningún centro hospitalario.

Las mismas fuentes señalaron que el fuego no tuvo una gran extensión, apenas unos cuatro metros cuadrados. Los bomberos, que acudieron minutos después de las dos de la madrugada, se retiraron sobre las siete y media de la mañana, tras extinguir el incendio y comprobar que no había ningún rescoldo que pudiera reavivarse y acabar de empeorar el estado del edificio.

Y es que, según recordaron fuentes cercanas al caso, no es la primera vez que fallece una persona, por diferentes causas, en la propia discoteca abandonada o en sus inmediaciones. Atropellos o problemas de salud han sido nota común.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here