La verdad os hará libres (y menos tontos) / Opinión: José Antonio Martinez

0
252

El pasado miércoles se presentó en la Casa de la Cultura de Alzira el libro El finançament valencià. De la submissió al canvi nesessari, de Vicent Cucarella, con ilustraciones de Ortifus (ed. Bromera), un libro presentado ya en Valencia con notable repercusión (también ha sido editado en castellano en ed. CientoCuarenta). Acudí por tres razones: porque Vicent es amigo desde su participación en La Tarumba de los primeros años, porque lo había leído y me había causado un hondo impacto y porque tenía mucho interés en oír qué pensaba decir al respecto.

 Vicent es economista del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, es decir, un técnico preparado y con solvencia a la hora de analizar la situación económica de nuestra comunidad. Ha escrito un libro divulgativo capaz de ser entendido por una persona lega en la materia como yo. Su análisis es muy comedido, equilibrado, objetivo y clarificador; pero, sobre todo, muy demoledor y reivindicativo. Además, no solo analiza y sintetiza los problemas de una manera claramente pedagógica, sino que aporta propuestas para salir de la situación crítica en que se encuentran las finanzas valencianas. En resumen, un libro que debería leer todo aquel que tuviera la más mínima inquietud política, económica, cultural o social.

Todas la pruebas y argumentos que aporta llegan a una dolorosa conclusión: somos una comunidad pobre en relación a la media de España y es urgente reparar la tremenda injusticia que se está cometiendo desde hace tiempo con nuestra sociedad (y digo bien: sociedad, pues nos afecta a todos), y que supone que nuestro nivel de vida no solo se está deteriorando seriamente, sino que amenaza con empeorar.

La Comunidad Valencia, en vez de ser beneficiaria de la solidaridad del resto de España, está siendo tratada, por acción u omisión, de una manera tan desproporcionada e injusta que hemos perdido a lo largo del tiempo la posibilidad de disponer del dinero suficiente para haber construido, por ejemplo, ¡200 institutos de Secundaria o dos hospitales como La Fe cada año desde 2002!

 Es verdad que nuestros gobernantes han cometido excesos, y el libro los cuantifica, pero son una mínima parte de la cantidad que se nos adeuda, si bien en las mentes de todos (valencianos y españoles en general) se ha instalado la idea (falsa) de que esta puede ser la razón de la crítica situación actual.

También analiza la responsabilidad de los políticos  -siempre divididos-, quienes no han sido lo suficientemente reivindicativos para impedir tamaña injusticia y han antepuesto sus intereses de partido a los intereses generales, de ahí que exija una unidad urgente y necesaria de todos para poder detener este tremendo agujero que amenaza con coartar el futuro de nuestra sociedad.

 Hay que despertar de una vez y exigir a nuestros líderes públicos, primero, que hagan llegar de manera clara y efectiva al pueblo la auténtica realidad de nuestra comunidad (somos pobres en relación con el conjunto del estado), y, después, que se fajen todos juntos hasta conseguir la equidad y justicia que nos merecemos.

 Basta ya de mentiras y paños calientes. No podemos consentir que la Comunidad Valenciana esté siendo maltratada cada año por el estado, que se esté endeudando hasta límites insospechados (7.000 € debe ya cada valenciano), que la calidad y cantidad de los servicios públicos que se prestan (educación, sanidad y servicios sociales) sean inferiores a otras zonas de España y que, en definitiva, nuestra economía y nivel de vida se estén resintiendo gravemente.

José Antonio Martínez (profesor, autor y director teatral)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here