¿Una renta mínima garantizada es una renta populista? / Opinió: Salvador Peris

0
202

De entre todas las propuestas realizadas por los partidos que se plantean como alternativa al PP y al PSOE, quizá la medida que ha llamado mas la atención, y que ha sido descalificada, de forma inmediata, por gran parte de los expertos económicos, ha sido la de establecer una renta mínima garantizada, o renta básica para todos los españoles que, deseándolo, carecen de trabajo.

La medida, a mi entender, podría consistir en garantizar, a cada persona en paro, una renta mínima mensual de, por ejemplo, 600 euros.

Salvador Peris

Si tenemos en cuenta que en España y, según la EPA, existen alrededor de 5 millones de parados la medida supondría un desembolso de 3.000 millones de euros mensuales.

La pregunta surge inmediatamente ¿como se paga esta cantidad?. La mayoría de los expertos se pronuncian en el sentido de que es imposible, que ello supondría incrementar excesivamente los impuestos y que por lo tanto la propuesta de establecer una renta mínima es sencillamente “populista”.

Pero ¿realmente es imposible establecer una renta mínima?. ¿Tan negativo sería para la economía española?. ¿Se puede hablar de populismo para descalificarla?.

La parte negativa de la medida no cabe duda es su coste, 36 mil millones es aproximadamente el 3,5% del PIB, mas o menos equivalente al coste que el Estado soporta por los intereses de la deuda pública, que dicho sea de paso su restructuración es otra de las medidas que estos partidos propugnan.

Esta parte negativa podría ser contrarrestada por diversos factores positivos:

– Ahorro por parte del Estado de prestaciones sociales que hoy en día se vienen pagando a diversos colectivos de parados y que serían sustituidas por esta renta mínima.

– Mayor recaudación de impuestos por parte del Estado. Parte de esta renta mínima vuelve a las arcas del Estado en forma de impuestos, este dinero va directamente al consumo. El IVA y otros impuestos supondrían un retorno de cerca del 20%.

– La mayor actividad económica que provocaría tendría el efecto de aumentar el PIB y en consecuencia incrementar el número de empleados, lo que al mismo tiempo aumentaría las cotizaciones sociales, los impuestos directos y disminuiría consecuentemente el coste de esta renta mínima.

– Tendría una consecuencia directa en la calidad del empleo. Cuando un trabajador tiene una renta mínima garantizada no tiene porqué aceptar condiciones de trabajo denigrantes, como lamentablemente se dan en algunos casos. Esta mejora en la calidad del empleo y la sensación de seguridad que otorga disponer de una red de seguridad incrementa el consumo y con ello entramos en un circulo virtuoso de disminución del desempleo.

Así pués ¿es descabellado proponer la renta mínima?. Yo creo que en lugar de descalificarla como se ha hecho desde numerosos medios, mucho mas positivo sería discutir los términos en que se podría llevar a cabo.

Por cierto el término populismo, tan utilizado como descalificativo, no tiene definición en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, y por lo tanto no se le puede achacar un significado negativo pués dependerá del contexto y la intencionalidad política que se le otorgue por quien lo utiliza.

Salvador Peris / Economista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here