Victòria balsàmica del Rugby Club Alzira davant el Dènia (22-5)

0
253

El Alzira afrontaba la visita del Dénia con cautela después de varios resultados negativos y su crisis de juego. Se recuperaba para el duelo a un par de hombres importantes, al «pilar» Manuel Becerra y a su «8» y capitán José Vicent que sería protagonista destacado del partido al anotar tres de los cuatro ensayos conseguidos por los alzireños.

 
El Alzira sorprendió ya saliendo a por todas desde el principio, planteando un partido muy serio. La delantera no tardó en imponer su ley en «melé» (pese a perder cuatro balones en sus introducciones) y «touche», además, esta vez los cañoneros locales ajustaron sus patadas en juego y por tanto, todo ello se traducía en dominio local. En la primera parte, el Alzira conseguía tres ensayos, dos del capitán José Vicent que regresaba hoy y uno del «medio melé» Juan Calabro, ninguno de ellos pudo ser transformado por el nuevo «apertura» y pateador Carlos Selma, pero el Alzira pudo aumentar su renta en al menos tres o cuatro ensayos que fueron desbaratados por la defensa dianense sobre la misma raya de marca. Así pues, se llegaba al descanso con un aparente cómodo 15 a 0 que sabía a poco visto lo visto sobre el terreno de juego.
   Todo hacía presagiar que de seguir así las cosas, los locales iban a incrementar su casillero de ensayos, pero tardaron en encontrar el control del juego porque el Dénia hizo un atisbo de hacerse con el balón en algunas jugadas aisladas, consiguiendo un par de golpes de castigo a su favor que les habría permitido recortar el marcador, pero  que no lograron transformar. Fue sin embargo el Alzira quien mediada la segunda parte conseguía su cuarto ensayo en una bonita jugada con varios pases de los «tres cuartos», hasta que llegó el balón al capitán quien en posición de «ala» ensayaba, era el tercero para José Vicent y el cuarto para el equipo que significaba además el punto adicional del «bonus» ofensivo. Esta vez pateó a palos Älex Palop que conseguía una  transformación que no era nada sencilla por estar muy esquinada, significaba el 22 a 0. Marcador tranquilizador, pero el Dénia no había dicho la última palabra y poco después conseguía su ensayo que sembró momentáneamente el desconcierto entre las filas alzireñas que tuvieron algún despiste que pudo costar caro. Ya no se movería el marcador que sería definitivo con un 22 a 5.
El Alzira mostró hoy una seriedad y ganas en su juego que no había logrado en esta temporada, pero tal vez les faltó un poco de serenidad en la zona de 22 metros visitante para haber logrado más ensayos.
Resaltar que hubo un expulsado por cada bando por doble amonestación por reiteración de faltas, no por violencia. Ambos en la recta final del partido.
Ernesto Sarrión
 
Foto: Vicente Dasí

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here