Ribera Salud «suprime» médicos en la comarca según el SIMAP

0
299

El Sindicato de Médicos de Asistencia Pública (SIMAP) considera que la “red clientelar” de la concesionaria, no puede seguir manteniéndose a costa de la calidad asistencial

Tras la supresión del 50% de los médicos de guardia en el tramo horario nocturno, en seis de los diez centros sanitarios de la comarca dónde se atienden urgencias (Alzira, Benifaio, Algemesí, Carlet, Cullera y Sueca), la empresa concesionaria Ribera Salud, ha vuelto a recortar la plantilla de médicos. En concreto, aprovechando la jubilación de una facultativa del centro de salud de Benifaio, la empresa concesionaria ha eliminado de la plantilla este puesto de trabajo, propiciando, de esta forma, la sobrecarga de trabajo del resto de médicos del equipo, que tendrán que cubrir las consultas de la doctora jubilada para no dejar desatendidos a sus pacientes. La presión laboral sobre los facultativos del Departamento de Salud de la Ribera se hace cada vez más evidente ya que con una plantilla de médicos cada vez más reducida, se debe cubrir el mismo trabajo. Las repercusiones que esta situación está ocasionando sobre la calidad asistencial son proporcionales a los recortes impuestos.

(Centro de salud Benifaio dónde recientemente el equipo médico ha pasado de 7 a 6 facultativos)

Como dato relevante para comprender la magnitud del problema asistencial cabe destacar que la Conselleria de Sanidad, con el fin de que no exista una sobrecarga de los cupos de pacientes asignados a cada facultativo recomienda 1.500 tarjetas sanitarias por médico, mientras que en el Departamento de salud de la Ribera tienen asignadas más de 1.700 tarjetas sanitarias. El Sindicato de Médicos de Asistencia Pública (SIMAP), ante esta situación, considera imprescindible que la Comisionada, como representante de la Administración sanitaria y, en consecuencia, garante de los intereses públicos en el Departamento de Salud de la Ribera, intervenga y adopte las medidas que procedan con el fin de garantizar el cumplimiento de los pliegos de condiciones suscritos por la empresa concesionaria, que le obligan a garantizar una asistencia sanitaria pública y de calidad.
Lo más sorprendente es que mientras se producen estos recortes de plantilla y se empeoran las condiciones laborales del personal sanitario, la empresa cada vez percibe más dinero de la Generalitat por cada ciudadano asignado al Departamento de la Ribera. La fórmula del éxito del denominado “Modelo Alzira” es claro, cuantos más recortes en personal y más merma de la calidad asistencial a los pacientes, más ganancias para la empresa concesionaria. El Conseller de Sanidad, en relación a esta cuestión, anunció hace unos días que la Generalitat Valenciana paga 712,77 euros por habitante. En el transcurso de un año, 2013 a 2014, la Generalitat ha incrementado el pago a la empresa concesionaria Ribera Salud de 659 euros por habitante, a 712,77 euros, lo que supone un incremento del 8% y se traduce en 14 millones de euros disponibles más para la comarca de la Ribera que cuenta con 250.000 habita

Nous residents (arxiu)

ntes.
Además, mientras la empresa concesionaria suprime médicos, sobrecargando de trabajo al resto de la plantilla de personal sanitario, Ribera Salud mantiene intacta su sobredimensionada plantilla de cargos directivos, los cuales, sin aportar ningún valor añadido al ámbito asistencial, suponen una parte significativa del presupuesto destinado a personal. De hecho, del análisis de los datos existentes sobre esta materia, se puede afirmar, con absoluta rotundidad, que los Departamentos de Salud gestionados por empresas concesionaras privadas tienen, de media, más del doble de cargos directivos que los Departamentos de Salud, de similares características asistenciales, cuya gestión se realiza directamente por la Generalitat. Así, el 0´46% de la plantilla de los Departamentos de Salud gestionados directamente por la Generalitat corresponde a cargos directivos, mientras que en los Departamentos de Salud gestionados por empresas concesionarias privadas está cifra alcanza de media el 0´98% de la plantilla total. En el caso de Ribera Salud este porcentaje de directivos es aun superior ya que alcanza al 1´22% de la plantilla, lo que nos indica que para gestionar el Departamento de Salud de la Ribera, el “Modelo Alzira” requiere más del doble de “cargos directivos” que cualquier otro departamento de salud, gestionado directamente por la Conselleria de Sanidad.
Las conclusiones son evidentes, la gestión privada de la sanidad pública llevada a cabo por empresas concesionarias bajo el denominado “Modelo Alzira” no es más barata, ni más eficiente que la gestión llevada a cabo directamente por la Generalitat. En relación a este desequilibrio entre los recursos destinados a objetivos estrictamente asistenciales y los destinados a mantener estructuras administrativas destinadas al acomodo de “profesionales” afines, el Sindicato de Médicos de Asistencia Público (SIMAP) considera grave que la Administración, a través del Comisionado, no tome las medidas que correspondan para revertir esta situación de deterioro de los niveles asistenciales y que, paradójicamente, el Conseller de Sanidad premie a la empresa concesionaria, sin justificación alguna, con un aumento del precio que la empresa percibe por cada tarjeta sanitaria del departamento de salud que gestiona.
No parece adecuado que se lleven a cabo recortes de personal asistencial, mientras se incrementa la financiación “per capita” año tras año, dinero que parece destinarse al mantenimiento de una plantilla de cargos directivos, absolutamente desproporcionada. En opinión del SIMAP, en el Departamento de Salud de la Ribera faltan médicos y recursos asistenciales y sobran directivos.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here