La Comunitat recibirá el próximo años 117 millones menos del Gobierno

0
257
Conseller de Hacienda

Los ingresos que el año próximo percibirá la Comunitat Valenciana del Gobierno central correspondientes a la financiación autonómica se verán reducidos en 177 millones de euros frente a los de este año, que ya sufrieron un recorte de más de 300 millones. Ese es el resultado de la liquidación de las entregas a cuenta de 2013, que se cierran en 2015. Este nuevo bocado en las percepciones autonómicas demuestra, según afirmó ayer el conseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues, que el actual sistema de financiación es «injusto y discrimina» a los valencianos.

De esta manera, los ingresos corrientes del Gobierno valenciano por la financiación autonómicas caerán por debajo de los 8.000 millones de euros, concretamente 7.981 millones, una cifra con la que no se pagan los gastos de educación, sanidad y servicios sociales.

En 2013 el modelo de financiación autonómica concedió a la Comunitat 8.581 millones de euros, en el actual ejercicio económico la reducción es de 331 millones de euros y asciende a 8.250 millones.

El titular de Hacienda señaló, tras la celebración del penúltimo pleno del Consell antes de unos días de vacaciones, indicó que esta reducción en los ingresos para el año que viene se palía al haber alargado el Gobierno a 20 años el plazo de devolución de las liquidaciones negativas de los años 2008 y 2009, lo que supondrá disponer de mayor liquidez a la Generalitat, puesto que se descontarán 130 millones en lugar de los 221 de las entregas a cuenta. También destacó el conseller el ahorro del gasto financiero para el año próximo, que asciende a 320 millones.

Moragues defendió la valentía mostrada por el Ejecutivo de Alberto Fabra al ser la única comunidad gobernada por el PP que no aprobó la propuesta llevada por el Gobierno central al Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado el jueves pasado. El titular de Hacienda destacó la abstención que protagonizó a la hora de votar el objetivo de déficit del 1% para este año y lo justificó al asegurar que no sería coherente haber votado a favor el año pasado de una manera condicionada, y que en esta ocasión el déficit fijado no fuera asimétrico para la Comunitat cuando la financiación que percibe sí lo es respecto al resto de autonomías españolas.

El conseller se mostró esperanzado en que el Gobierno aplique la misma reducción de intereses que va a cobrar en el Fondo de Liquidez Autonómico -dinero procedente del Tesoro-, al Plan de Pago a Proveedores -dinero procedente de préstamos de varios bancos- o al sistema ICO, del que la Comunitat también ha percibido fondos nacionales.

Moragues incidió ayer en que en la reunión se mostró firme sobre que no habrá más recortes en la Comunitat. «Hemos tocado hueso», repitió como hace unos meses. «No vamos a pedir más esfuerzos ni sacrificios a los ciudadanos porque el ámbito social es innegociable», aseguró el conseller. «El déficit se tiene que paliar por la vía de los ingresos», afirmó, aunque la reforma de la financiación autonómica, como ayer volvió a advertir el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se afrontará en la siguiente legislatura. El PP no quiere enfrentamientos entre comunidades autónomas del mismo signo, que dan sensación de división interna en el partido, sobre todo de cara a las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015. La mejora de la financiación era la gran baza que jugaba el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. Se queda sin ella.

Moragues ha asumido que no se modificará la financiación, pero insiste en que se debe corregir el actual sistema para que «no haya discriminación por lugar de residencia en cuanto al acceso a servicios fundamentales como pueden ser la sanidad o la educación. Es de justicia».

El conseller sabe que para reducir el déficit de la Comunitat Valenciana tiene que rascar todo lo que pueda, y una de las vías es la reducción de los costes financieros que sufre la Generalitat. La iniciativa de reducir a un 1 % los intereses del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), es una propuesta anunciada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que propuso el propio Moragues. Y el conseller no se ha quedado ahí. «Pedimos la reducción de la carga financiera», afirmó. A esa reducción de pago de intereses, que asciende a casi 400 millones de euros, quiere que se añada el Plan de Pago a Proveedores -unos 45 millones de euros-, los intereses del ICO o la reducción de 50 millones en la renovación de convenios de tesorería.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here