El déficit ahoga a la Comunitat Valenciana

0
360
Císcar i Fabra en Les Corts

La Generalitat reconoce la gravedad de la infrafinanciación que condiciona el 2,33% de déficit . Lo que dificultad para servicios básicos. | «Necesitaremos ingresos extraordinarios en 2014 para alcanzar un déficit del 1%», dice el conseller Moragues

Lo ha dicho esta mañana el conseller de Hacienda valencianoJuan Carlos Moragues: «necesitamos ingresos extraordinarios para alcanzar el déficit del 1% en el 2014». Lo subrayaba tras valorar los datos, muy negativos, del déficit de la Comunidad Valenciana en el 2013, del 2,3% del PIB; superior en siete décimas al objetivo del 1,6%. Y añadía que de no existir una grave infrafinanciación de la Comunidad Valenciana «que produce un desfase para la Comunidad de 1.727 millones de euros» seguramente la valenciana no sería de las seis autonomías que han incumplido con los objetivos de déficit. Lo que obliga a reflexionar sobre una situación gravísima, pues la Generalitat Valenciana apenas tiene capacidad de maniobra financiera para el desarrollo de políticas, en general, y con el grave riesgo de no poder mantener la calidad de los servicios básicos sociales, especialmente en Sanidad y Educación. Moragues, un conseller que ha demostrado un rigor en las cuentas inusual en los últimos años, ha afirmado que para lograr ese 1% en el 2014 «no tocaremos la línea roja» de los servicios públicos. Y desde la oposición se preguntan, con razón, cómo va a lograrlo sin más recortes que repercutirían directamente en los valencianos. La única solución es un cambio de modelo de financiación.

El déficit y la infrafinanciación ahogan a la Comunidad Valenciana. No es que lo diga la Generalitat, lo dicen todos los informes que al respecto se han publicado en los últimos meses. El problema es que, a día de hoy, no parece que el Gobierno Español, que preside el mismo partido que gobierna Valencia, se haya enterado. Habrá que esperar a este fin de semana, a la esperada visita de Mariano Rajoy, para saber si, al respecto, hay algún cambio de actitud. Pues todas las declaraciones que se han hecho desde el ministerio de Hacienda parecen destrozar los argumentos del president Alberto Fabra sobre las causas de la infrafinanciación, principalmente que en el actual modelo no se recoge el criterio de población. El secretario de Estado de Hacienda, Antonio Beteta, llegó a decir la pasada semana que «ese» argumento de Fabra no era una prioridad, como tampoco la de resolver la deuda histórica con la Comunidad Valenciana que se reclama desde la sociedad civil valenciana, desde la oposición e incluso desde sectores del PP de Fabra.

Dice Moragues que no habrá nuevos recortes, pero tampoco se podrá, como mínimo, rehacer lo que se ha recortado durante este tiempo. Es decir, la Generalitat Valenciana no tiene capacidad de maniobra financiera, justo cuando a la vuelta de la esquina están las elecciones de mayo del 2015. Los valencianos van a tener muy en cuenta la capacidad de Fabra para presionar a Madrid y lograr un cambio de modelo de financiación que equipare la situación de los valencianos a los de otras autonomías que gozan de mejores servicios. Esa es la clave de toda esta historia. Pero de momento, nada de eso parece posible. Con el agravante de que en el 2014 Fabra necesita una inyección de capital, como ha reconocido, para mantener la Sanidad y la Educación. Una urgencia que, de momento, tampoco se ha concretado. Un escenario que amenaza con dañar seriamente a la Comunidad Valenciana.

Salvador Enguix

La Vanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here