Alzicoop proyecta un banco de tierras destinado a los jóvenes agricultores

0
246
El nuevo presidente de la cooperativa Alzicoop, Francisco Clari, que ocupó la vicepresidencia durante 23 años, dio el paso adelante con el fin de sustituir a Bernardo Martin “para dar continuidad a una de las empresas más importantes de Alzira, que supera los 400 trabajadores en plena campaña”.
Clari valora “muy positivamente” que una mujer, Isabel Montañana, forme parte, por primera vez del consejo rector, a los 121 años de la fundación de esta cooperativa agrícola.
“Las mujeres son grandes gestoras y confío en que a las próximas elecciones se animen más socias y sigan su ejemplo”.
A pesar de los tiempos convulsos que corren, el nuevo presidente asegura que Alzicoop “goza de buena salud” y aporta algunos datos; “hoy la coope está autofinanciada con el 85% de fondos propios y en unos años alcanzaremos el 100%, lo que significa que podremos trabajar sin tener que pedir a la banca dinero alguno y esto es muy importante en estos tiempos”.
El consejo que dirige Clari se ha trazado varios objetivos durante su primer mandato que pasan por “recuperar la confianza de una parte de los socios”, también que la agricultura “salga adelante”. Tiene puestas todas sus esperanzas en la juventud, “tenemos que buscar fórmulas para que los jóvenes se ilusionen por el campo” y para ello ha proyectado poner en marcha un banco de tierras en el que Alzicoop “ejercerá la labor de mediación entre los arrendatarios” además de formarlos y asesorarlos.
Abandono de tierras
Al nuevo presidente le preocupa el abandono de las tierras que se está produciendo en las zonas de Alzira, como la Murta, la Casella, La Barraca que riegan de las aguas subterráneas con motores que “en muchos casos hacen inviable el cultivo por lo elevado de sus costes de producción”. Estas tierras representan, aproximadamente el 50% de toda la superficie cultivada en la capital de la Ribera. Todo ello está agravado por “el envejecimiento tanto del arbolado como de los agricultores”. De ahí que proyecte llevar a cabo “una reconversión varietal con variedades más rentables”.
Paco Clari se encuentra desolado porque la actual campaña está siendo una de las peores que se recuerdan; “una importante parte de la producción va directa a fábrica para zumos como consecuencia de los bajos calibres y la gran cantidad de destríos que se han producido por la famosa clareta, de ahí que los comercios y cooperativas recojamos solamente los calibres comerciales”.
Para hacer frente a los malos tiempos la cooperativa no ha tenido más remedio que rebajar “en un 50%” los costes de estructura. Para ello alcanzaron, primero un acuerdo con la empresa de la Safor, Fruxeresa, mediante el cual el personal de Alzicoop confecciona sus naranjas “a cambio de un precio pactado, al tiempo que le vendemos una parte de nuestra producción”. El resto de la producción es comercializada a través de las cooperativas del grupo ANECOOP.
Además alcanzaron un acuerdo con el comité de empresa mediante el cual el personal de almacén y administración aceptó reducir los costes salariales, “lo que nos ha permitido ser más competitivos y aprovecho esta ocasión para agradecer el esfuerzo que han realizado los trabajadores”.
Superproducción de caquis
El boom de los caquis que ya ocupan un 30% de la superficie cultivable de Alzira lo ve Clari con cierta preocupación porque “dentro de unos años puede haber una superproducción”, mientras el futuro de los cítricos pasa por “apostar por nuevas variedades que sean más interesantes para el agricultor”.
También le preocupa el futuro de la agricultura local y su principal objetivo pasa por “transmitir a los jóvenes que el campo puede ser un medio digno para vivir y que la sociedad valore el trabajo de los agricultores, su esfuerzo y su entrega”.
El presidente de Alzicoop aboga por “el compromiso” de todas las administraciones para ayudar a la agricultura, “si el campo no tiene una rentabilidad, el futuro será preocupante ya que a los jóvenes no les compensará económicamente y el abandono de tierras está asegurado”. Lo que a su juicio tendrá “grav

Paco Clari a les portes d’Alzicoop

es consecuencias como la pérdida de jornales, no sólo en el campo sino también en almacenes, en el transporte i en otros sectores”.

Clari teme que se vea “muy afectada” la economía local, además del aspecto paisajístico y medioambiental de la Ribera del Xúquer.
Revista L’Emprenedor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here