La deuda del Consell se desboca al aflorar facturas desde los cajones

1
298
Fabra en el Palau de la Generalitat

La situación de las finanzas públicas valencianas empeoró en 2012, según el informe de la Sindicatura de Comptes. Los ingresos cayeron hasta un 10% y la deuda creció por encima del 100% después de que la Generalitat aflorara facturas en los cajones y se acogiera a las fórmulas especiales de pago del Gobierno. La solvencia a corto plazo de la Administración autonómica está al límite, con un fondo de maniobra negativo de más de 14.000 millones de euros frente a los 8.500 de 2011.

El gasto diferido a años posteriores creció un 42%, con un saldo de 38.986 millones de euros y el saldo vivo de la deuda autonómica se incrementó en algo más de 9.000 millones. Los fondos para insolvencias deberían aumentar en 371 millones, recomienda la Sindicatura, que advirtió que la Generalitat no reservó presupuesto para el pago de intereses de demora, «pese a que podrían ser significativos».

La Generalitat modificó además su presupuesto a lo largo de 2012 en casi 4.500 millones, lo que disparó el presupuesto inicial en un 32%. Con estos números encima de la mesa, el escenario económico es poco halagüeño.

La deuda de Ciegsa, encargada de construir colegios, se eleva a 2.508 millones de euros

«Un problema de las cuentas públicas es la insuficiencia financiera, como dice de forma recurrente esta Sindicatura», reconoció el Síndic Major de Comptes, Rafael Vicente Queralt, tras entregar el Informe de fiscalización del sector público autonómico de 2012 al presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino, y al de la Generalitat, Alberto Fabra. Queralt consideró un avance significativo que las cuentas reconozcan las facturas en los cajones de sanidad y farmacia, que sumaron el año pasado 2.594 millones de euros, mil millones menos que el año anterior.

Otro de los agujeros negros del presupuesto público, es la deuda de Ciegsa, la sociedad pública encargada de la construcción de colegios, aunque hay disparidad de opiniones sobre su cuantía. La empresa la cifra en 2.010 millones de euros y la Sindicatura la eleva hasta los 2.508 millones. La Generalitat infla su ya de por si abultado pasivo con otros 783 millones de euros al asumir los convenios de Feria Valencia y las universidades públicas.

La Sindicatura no resuelve en su informe la situación de las peticiones de ayudas a la vivienda por importe de 250 millones de euros que la Generalitat no ha pagado. «Hay más de 51.000 peticiones pendientes de tramitación que no pueden ser fiscalizadas» porque están en situación dispar, reconoció el Síndic. «Técnicamente, aunque quisiera, no se podrían contabilizar como están. Otra cosa es que los afectados tengan derecho, que estoy convencido de que si fueran a procesos contenciosos, seguramente los ganarían, pero no podemos contabilizarlos porque faltan requisitos administrativos», precisó.

“Las arcas están exhaustas, llenas de agujeros tras años de despilfarro”,dice la oposición

El consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues, defendió en la comparecencia posterior al pleno del Consell los esfuerzos de la Administración autonómica por dar transparencia al balance público. El consejero atribuyó el empeoramiento de la deuda autonómica a la infrafinanciación que arrastra la Generalitat e insistió en la necesidad de que el nuevo modelo, que comenzará a negociarse con el Gobierno en 2014, alivie la situación de déficit. Moragues insistió, respecto al informe de la Sindicatura, en que la Generalitat cumplió en 2012 con los requerimientos de legalidad.

Los grupos de la oposición criticaron los años de opacidad y ocultamiento de las cuentas públicas. «El informe revela que las arcas públicas están exhaustas, llenas de agujeros después de años de despilfarro del PP», afirmó el diputado socialista Julián López. Los datos aportados ayer por la Sindicatura de Comptes «demuestran que la ocultación de gastos y deudas ha sido la práctica habitual», agregó.

Compromís y Esquerra Unida centraron las críticas en el caos en torno a las ayudas a la vivienda, con más de 50.000 afectados en la Comunidad Valenciana. Fran Ferri, diputado de esta formación, exigió la dimisión de la consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig. «Es un escándalo que la Generalitat lleve más de cuatro años sin pagar las subvenciones y que éstas no formen parte de la contabilidad oficial», subrayó Ferri. La parlamentaria de EUPV Marina Albiol calificó la actuación de la Generalitat de «gran estafa» y exigió al departamento de Bonig el abono inmediato de las subvenciones.

El mismo día que el informe de la Sindicatura advertía del monto de la deuda autonómica, el Consejo de Ministros aprobaba el reparto definitivo del excedente del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) de 2013 entre las nueve comunidades autónomas adheridas. La cifra total a repartir era de 3.188 millones de euros, de los cuales 505,56 serán para la Comunidad Valenciana. Según las cifras definitivas, la Comunidad Valenciana ha sido la tercera autonomía que más fondos ha recibido del PLA, tras Cataluña y Andalucía.

EL PAIS

1 Comentario

  1. Al Consell ya se le ha desbocado todo y más. Si tuvieran vergüenza, cosa que no saben lo que es, ya se habrían ido a su casa hace mucho tiempo.
    Los del PP, no solo incumplen la Constitución, sino que además se burlan hasta de los tribunales de justicia.
    ¡QUE VERGÜENZA PARA LOS ESPAÑOLES!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here