L’oposició d’Alzira contra el ROM perquè li dona «un poder absolut» a l’alcaldessa

0
448
Regidors de Compromís, EU i PSPV d’Alzira
Elena Bastidas

Para la oposición municipal de Alzira el ROM aprobado por el gobierno local tiene como objetivo blindar a los miembros del PP y otorgar el poder absoluto a la alcaldesa Elena Bastidas.

Las tres fuerzas políticas han obligado a la alcaldesa a convocar un pleno extraordinario.

Los portavoces de los grupos de la oposición en Alzira, Isabel Aguilar (PSOE), Diego Gómez (Compromís) e Ivan Martínez (EUPV) han expresado hoy en rueda de prensa su oposición al Reglamento Orgánico Municipal (ROM) y han pedido públicamente la suspensión de forma cautelar en su aplicación.
La oposición asegura que este Reglamento limita el acceso a la información y supone un ataque al ciudadano porque lo deja sin participación, han llegado a calificarlo como una imposición de la alcaldesa porque ni siquiera se ha podido debatir, es más tan sólo se han tenido en cuenta dos enmiendas de las cincuenta formuladas desde los grupos de la oposición. El reglamento vulnera derechos fundamentales «siendo consentido por la alcaldesa».
Para Ivan Martínez (EUPV), «esta dinámica no es aislada; viene practicándose toda la legislatura»; por su parte Diego Gómez (Compromís) ha llegado a afirmar que «este Reglamento anula el ADN del municipalismo, de la democracia lo que conlleva a acallar a la oposición y por ende a los ciudadanos que en ella otorgaron su confianza»; la líder de los socialistas en Alzira, Isabel Aguilar está convencida que «el único objetivo del Reglamento es blindar, aun más, a los miembros del PP y otorgar el poder absoluto a Bastidas».
Conjuntamente, las tres fuerzas políticas, han acordado pedir el dictamen al Consejo Jurídico Consultivo, a la vez que solicitar también un informe sobre el Reglamento aprobado por el PP en la Dirección General de Administraciones Públicas de la Generalitat Valenciana y otro informe a la Delegación del Gobierno sobre el mismo.
Una de las finalidades de la rueda de prensa ha sido mostrar el descontento por el camino seguido para aprobar un reglamento que ni organiza ni hace funcionar y, cuya finalidad única es coartar la libertad de opinión, de poder expresar a los grupos de la oposición su trabajo impidiendo mostrar, con libertad, el posicionamiento político de cada fuerza.
La ciudad de Alzira no puede tener de alcaldesa a la presidenta de la FVMP que es la que tiene que garantizar luz y transparencia en más de 800 municipios valencianos, si en su propia casa no es capaz de dialogar, consensuar y aprobar de manera unánime, con los miembros de la oposición, el reglamento debería dimitir e irse a su casa.
Para finalizar y de modo entendible, el reglamento impide que cada partido pueda formular las preguntas y los ruegos que desee pasando la alcaldesa a ejercer de inquisidora, siendo el único filtro, y quien determina que preguntas y que ruegos de la oposición se pueden realizar, cuáles va a ser contestadas y cuáles no.
Utilizando su derecho las tres fuerzas políticas han obligado a la alcaldesa a convocar un pleno extraordinario en el que poder tratar veinticinco mociones presentadas por las tres grupos y que para el Partido Popular han caído en saco roto.

Grup Municipal Socialista
Grup Municipal Compromís per Alzira

Grup Municipal d’EUPV

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here