El pequeño comercio denuncia que la libertad horaria ha «destruido 21.000 empleos»

0
153
Comerç tancat a Alzira

El pequeño comercio ha alertado hoy de que la liberalización de los horarios comerciales en las zonas de gran afluencia turística de la Comunitat Valenciana ha provocado la destrucción de 21.000 puestos de trabajo en la Comunitat Valenciana desde enero, 14.000 de ellos en la ciudad de Valencia.

El comercio minorista ha expresado hoy su oposición a que la liberalización horaria se generalice a todos los municipios, en la reunión del Observatorio del Comercio Valenciano, presidida por el conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, y en la que se ha abordado el anuncio de permitir la libertad horaria comercial.

La presidenta de la Confederación de Empresarios del Comercio Valenciano (Cecoval), Isabel Cosme, ha declarado tras la reunión que los datos han sido «malos» y los índices de consumo al por menor registran «38 meses continuos de caída».

El conseller ha insistido a los periodistas que la propuesta de liberalización de los horarios comerciales pretende «dinamizar el turismo y comercio», y que en la redacción de la normativa la Generalitat «estará en diálogo con los comerciantes para introducir los matices que se puedan considerar oportunos».

La norma, ha añadido, recogerá que cada ayuntamiento elabore un plan de dinamización turística, fruto de un debate entre el sector de la hostelería y el comercio.

El conseller ha hecho hincapié en que la propuesta del Gobierno valenciano no se asemeja a la de la Comunidad de Madrid, que establece libertad de horarios «sin que los municipios puedan decidir».

«Aquí es lo contrario, se da capacidad a los municipios para decidir los horarios», ha aseverado.

A este respecto se ha referido también Cosme, quien ha asegurado que la Comunidad de Madrid «destruyó un 5,7 % de empleo en el mes de agosto» en el comercio minorista, según datos del Ministerio, y «un 30 por ciento de los comercios pequeños ha desaparecido».

Por su parte, el portavoz de la Asociación de Supermercados de la Comunitat Valenciana (Asucova), Pedro Reig, ha advertido de que «no puede dejarse en manos de los municipios decisiones que pueden afectar supramunicipalmente y crear tensiones».

A su juicio, los municipios no deben ser las entidades que decidan «libremente y sin ningún criterio» si liberalizan o no los horarios, y si lo hacen, advierte, deberán hacerlo con «datos objetivos».

Reig ha defendido asimismo un comercio valenciano «de equilibrio de formatos y con diversidad de opciones».

La representante de la Confederación Valenciana de Comercio (COVACO), Encarna Sanchis, ha pedido también que «se escuche al sector» del pequeño comercio, y ha lamentado que, a su juicio, «parece que la Generalitat esté legislando para un 1 %» del sector, en referencia a las grandes superficies.

Sanchis ha defendido el comercio «de proximidad» que cree necesario para que una «ciudad se autoabastezca», y ha criticado que «se trate de trasvasar el consumo diario a uno exclusivamente de fin de semana, que no conviene a nadie».

El representante de la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (AVACU), Fernando Móner, por su parte, ha manifestado que la oferta actual de servicios y productos y de formatos comerciales es «muy buena», y ha defendido que cualquier cambio de la normativa deberá «mantener los niveles de competencia» que es lo que demanda el consumidor.

Para Carlos Alfonso, de la asociación de grandes superficies ANGED, la medida propuesta por el Consell es «razonable» aunque ha pedido que el debate no se centre solo en la libertad de horarios.

Para Alfonso, hay que buscar «puntos comunes para debatir lo que verdaderamente le preocupa al sector».

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here