LA UNIÓ se opone a la supresión de la Entidades Locales Menores que proyecta el Gobierno

0
357
La Barraca d’Aigües Vives

La supresión de las Entidades Locales Menores que proyecta el Gobierno afectará en la Comunitat Valenciana a unas 30.000 personas de la Barraca d’ Aigües Vives, El Mareny de Barraquetes, El Perelló (Valencia), La Xara, Jesús Pobre, Llosa de Camacho (Alicante) y Ballestar (Castellón); todos ellos municipios rurales.

LA UNIÓ de Llauradors manifiesta su total oposición a la intención del Gobierno de eliminar las Entidades Locales Menores, incluida de forma encubierta en el nuevo anteproyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local.
En el anteproyecto de julio de 2012 se suprimían directamente las Entidades Locales Menores y ahora en el nuevo se encubre esta supresión con una serie de exigencias vinculadas a planes de saneamiento económico-financieros. Por ejemplo si un Ayuntamiento efectúa una mala gestión económica afectará a la Entidad Local Menor aunque esté bien gestionada.
LA UNIÓ apoya las reivindicaciones de las Entidades Locales Menores de la Comunitat Valenciana y señala que con la propuesta del Gobierno está en peligro “el mantenimiento de unas poblaciones con eminente carácter rural al perder la identidad propia esas entidades locales menores y mermar los servicios de proximidad y la atención al ciudadano, las infraestructuras, las inversiones, la riqueza local, que disponen en la actualidad”. Ante esta situación apoya a la Federación de Entidades Locales Menores (FEVEM) y apuesta en lugar de suprimir “por regular las competencias y la financiación de las Entidades Locales Menores frente a la capitalidad municipal, algo que evitaría enfrentamientos entre ambos y duplicidades”.
En la Comunitat Valenciana la decisión afectaría a unas 30.000 personas situadas en siete entidades locales menores como la Barraca d’ Aigües Vives (Ribera Alta), El Mareny de Barraquetes (Ribera Baixa), El Perelló (Ribera Baixa), La Xara (Marina Alta), Jesús Pobre (Marina Alta), la Llosa de Camacho (Marina Alta) y El Ballestar (Maestrat); poblaciones con un evidente componente rural que perderían ese acercamiento de los servicios hacia sus ciudadanos.
Mampel afirma que “el Gobierno hará un flaco favor al medio rural si finalmente elimina estas entidades locales menores porque la falta de inversiones y servicios contribuirá más si cabe al éxodo del mundo rural hacia las ciudades, cuando lo más lógico dentro de un contexto de crisis económica como el actual debería ser lo contrario. Es un paso atrás que nos retrocede más de 130 años y convierte a los habitantes de estas entidades en ciudadanos de segunda categoría”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here