Iván Calero, la Rojita y Riberaexpress

0
644
Iván Calero poco antes de comenzar la final

Faltaban escasos segundos para que el colegiado valenciano Ayza Gámez decretara el inicio de la final del Cotif, tan sólo faltaba que se retiraran del terreno de juego los reporteros gráficos, junto con el vicepresidente de la Federación Española, Vicente Muñoz -hizo el saque de honor-, el alcalde de l’Alcúdia, Robert Martínez y el presidente del Cotif, Eliseo Gómez.

El fotógrafo de Riberaexpress le tomó la última instantánea antes del pitido inicial al número 9 de la selección española que se encontraba cerca de la banda muy concentrado a la par que le dijo «suerte chaval», el delantero rojillo respondió con un «gracias».

El 9 de España era Iván Calero, de apenas 18 años, jugador del At. de Madrid cuyas principales cualidades son la velocidad, la intuición y el regate. Unas virtudes que sirvieron para que anotara el gol del triunfo en la final del Cotif y para que la Rojita inscribiera en letras de oro su nombre en la XXX edición del Torneo Internacional de l’Alcúdia.

Corría el minuto 78 de partido, a dos del final, cuando la defensa argentina cortaba, una vez más, una jugada de peligro del combinado español. Un mal despeje acabó rebotado a los pies de Iván Calero que se marchó como una exhalación hacia el marco rival y ante la salida desesperada del buen meta del River Plate, Augusto Batalla, lo salvó con una precisa y preciosa vaselina que provocó el delirio de los espectadores que abarrotaban el estadio municipal de l’Alcúdia. Una enorme luna llena, ubicada tras la portería argentina, fue también testigo de la celestial jugada.

Calero juega en el At de Madrid C y fue compañero de Oliver Torres hasta el año pasado en el equipo colchonero del Juvenil que milita en la División de Honor. Ha pasado por todas las categorías de la selección y su nombre está subrayado en rojo en la agenda del Cholo Simeone que ya le convocó la temporada pasada para el encuentro de Europa Li

gue ante el Rubin Kazan en Moscú.

«Yo vivo para el gol» manifestaba Iván Calero, recientemente, a la web del Atlético de Madrid, un gol que en esta ocasión hará historia en una final «de nivel mundial» como la calificó, al término del encuentro, el seleccionador español, Luis de la Fuente.

El pequeño-gran capitán se llevó la ovación de la noche cuando fue sustituipo por Santi Mina en los instantes finales del encuentro y fue manteado por sus compañeros poco después de morir el partido. Fue, sin duda, el héroe de una noche mágica de luna llena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here