Pacientes oncológicos aprenden a evitar la malnutrición en el Hospital de Alzira

0
380

 Más de 500 pacientes oncológicos han aprendido ya a hacer frente a la malnutrición asociada a la enfermedad en el Hospital Universitario de La Ribera. El Servicio de Nutrición y Dietética del centro hospitalario, en colaboración con los servicios de Oncología y Radioterapia, imparte talleres a los nuevos pacientes diagnosticados de cáncer y a sus familiares, con el fin de que conozcan el tipo de nutrición más adecuada para acompañar el tratamiento oncológico.

Según ha destacado la jefa del Servicio de Nutrición y Dietética del Hospital Universitario de La Ribera, Dra. Pilar Luna, “se estima que entre el 40-80% de los pacientes oncológicos presenta malnutrición, dependiendo del tumor, localización y estadio tumoral, lo que incide en retrasos en el tratamiento y en una mayor comorbilidad (mayor efecto de la enfermedad)”.

El Hospital Universitario de La Ribera ya ha impartido once de estos talleres y prevé realizar otros cuatro antes de que finalice este año. El objetivo de estos talleres informativos y formativos es “convertir al paciente oncológico en un paciente experto en su tratamiento nutricional, puesto que durante la enfermedad es esencial mantener en buenas condiciones la parte del organismo del paciente que está sana para que ayude a la parte enferma a superar la enfermedad”.

En este sentido, la Dra. Luna ha afirmado que “llevar una atención nutricional específica durante el proceso oncológico mejora la calidad de vida de los pacientes con cáncer en un 40% y su actividad física en más del 35%”.

Junto a ello, estas sesiones también persiguen alertar a pacientes y familiares sobre posibles síntomas que pueda presentar el paciente durante el proceso oncológico y que requieran de atención nutricional específica, con el fin de que puedan detectarse precozmente y puedan comunicarse al personal sanitario, que tomará las medidas adecuadas para evitar la malnutrición en el enfermo.

Estos síntomas son, especialmente, la pérdida no intencionada de peso (más de 5 kilos en 6 meses), cambios en la forma habitual de comer o la reducción de la capacidad del paciente para realizar actividad física.

Asimismo, las sesiones que se están llevando a cabo en el Hospital Universitario de La Ribera están formando a los asistentes sobre las medidas de higiene que se deben contemplar a la hora de manipular y conservar los alimentos, ya que durante el tratamiento oncológico, las defensas del paciente pueden estar disminuidas y, por tanto, ser más proclive a contraer infecciones.

La Dra. Luna ha destacado “la excepcionalidad de que un centro hospitalario se interese por ofrecer información a los pacientes oncológicos sobre su tratamiento nutricional, ya que la experiencia demuestra que solo el 15% de los facultativos tiene en cuenta la nutrición del paciente oncológico”. Del mismo modo, ha señalado que “es importante que sea el propio hospital el que forme en nutrición a estos pacientes, ya que en torno al 30% de ellos utilizan Internet para buscar este tipo de información, lo que puede no adecuarse a su estado de salud”.

Cabe destacar, en este sentido, que el 87% de los pacientes que han acudido a estas sesiones han mostrado su interés en introducir cambios o mejoras en su dieta tras la asistencia a los talleres.

Abordaje integral del cáncer

Estas sesiones forman parte del abordaje integral que, del cáncer, realiza el Hospital Universitario de La Ribera, lo que le ha consolidado como referente en la lucha contra la enfermedad.

En este sentido, el Departamento de Salud de La Ribera desarrolla de manera continuada acciones dirigidas a prevenir y concienciar sobre la enfermedad y a dotar a las personas afectadas de los instrumentos necesarios para convivir con ella.

Atendiendo a las estadísticas, cada año el Hospital Universitario de La Ribera diagnostica cerca de 800 nuevos casos de cáncer. El cáncer colorrectal, de mama, pulmón y próstata representan el 80% de todos los tumores diagnosticados. Los tumores de mama son la mayor amenaza de la población femenina, seguido de los ginecológicos (útero, ovario y cérvix). En los varones, el más común es el de próstata, seguido del de pulmón y colon.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here