La afición convertirá el Suñer Picó en un fortín para asaltar la 2ª B

0
244
La tribuna del Suñer Picó contra el Portugalete

Ahora ya no es un sueño. La realidad está más cerca de lo que nadie podía pensar, ni siquiera lo más optimistas. Tan sólo 180 minutos separan a la UD Alzira para que vuelva a ingresar en la segunda B y cumpla su décima temporada en esa categoría que todos califican como maldita, pero en la que todos quieren militar.

El equipo con quien ha de medirse el conjunto de la capital de la Ribera Alta es el CD Tropezón. Su nombre bien es cierto que da para mucho a la hora de hacer chistes, pero ni mucho menos entra en esa dinámica la UD Alzira. Técnicos y plantilla de jugadores saben que están a un paso de hacer historia en el club blaugrana y su mente sólo está absorta en pasar la eliminatoria con el conjunto cántabro y lograr el ascenso de categoría. En ese sentido, todos saben que lo hecho, hecho está.

El objetivo no está logrado

«Estamos ante la gran final para nosotros y no podemos ahora dormirnos pensando lo conseguido», señala el técnico de la UD Alzira Dani Ponz, quien añade que el objetivo «todavía no está logrado. Hemos peleado mucho en la competición de Liga para lograr la fase de ascenso a Segunda B y todos somos conscientes que tenemos en nuestra mano el conseguirlo y cumplir con la meta que nos marcamos. Sabemos que no será nada fácil pasar esta eliminatoria, el Tropezón es un club que quedó primero de su grupo y afronta la temporada con el objetivo de ascender, pero como digo, nosotros también queremos el premio del ascenso y vamos a dejarnos todo lo que tenemos por conseguirlo», aseguró Dani Ponz.

Al técnico de Sollana no le faltan razones para ser optimista de cara al desenlace de esta última eliminatoria para el ascenso a Segunda B. Por una parte su plantilla de jugadores, que es para él lo principal, está totalmente involucrada en el proyecto como han venido demostrando a lo largo de toda la temporada. Honradez y profesionalidad como han demostrado todos los jugadores de la UD Alzira es difícil encontrar.

Una piña de vestuario

El vestuario es una auténtica piña que da su apoyo total al jugador que salta al terreno de juego, sea quien sea, y ésa es la auténtica clave para que el equipo haya logrado ser uno de los mejores de su grupo y estar a un paso del ascenso.

Por otra parte, el trabajo tan bien hecho como lo está haciendo la directiva que preside Javier Pérez es un factor determinante para que técnicos y plantilla de jugadores encuentren un clima que les permita trabajar en unas condiciones inmejorables de confianza y responsabilidad para lograr objetivos.

Esta directiva de Javier Pérez ha sabido tocar la tecla necesaria para que todo fluya en beneficio del club. Primero, reunir un plantel de jugadores de gran calidad y cumplir sus compromisos con ellos. Segundo, y también igual de importante, hacer que los aficionados vuelvan al Luis Suñer Picó ilusionados con el club y con los jugadores, tarea que no era nada fácil después de que otros dejaran a la UD Alzira como un solar en ruinas.

Por todo eso, el domingo a las seis y media de la tarde el coliseo alcireño debe ser un auténtico fortín en el que aficionados, que a buen seguro serán más de 3.000 los que acudan a arropar al conjunto blaugrana, y plantilla de jugadores, den el paso necesario para poner en ventaja el ascenso a Segunda B.

Vicent Cucarella

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here