Multitudinaria afluencia en el Corpus Christi de Alberic

0
330

Ayer domingo se celebró en Alberic la Misa y Procesión, con la participación de 40 niños y 40 niñas, que este año han tomado su Primera Comunión, pertenecientes a las Parroquias de San Lorenzo y Espíritu Santo.

 La Misa oficiada por D. Guillermo, auxiliado por D. José Vicente, se celebró en la Parroquia de San Lorenzo, que se encontraba llena de fieles, y la Scola Cantorum de Alberic, ha acompañado con sus cánticos.

A la misma han asistido, Antonio Carratalà Mínguez, Alcalde de Aberic, los Concejales, Francisco Bernal, Bernat Hervás y Mª Ángeles Galdón, y el Jefe de la Policía Local.

 Posteriormente se ha celebrado la Procesión, con la Sagrada Eucaristía llevada (turnándose) por D. Guillermo y D. José Vicente, bajo palio. Delante dos banderas de la Adoración Nocturna, y abría la Procesión la cruz, seguida por los niños y niñas de primera comunión por el centro, acompañados por los/as catequistas y flanqueados por familiares y fieles.

Las Primeras Autoridades iban detrás de la Sagrada Eucaristía, y la Sociedad Unión Musical de Alberic, cerraba la procesión.

 Este año las calles por donde pasaba la procesión y el lugar donde se encontraban las cinco mesas de Adoración a la Sagrada Escritura,  han estado muy concurridas de fieles así como en la Procesión, que han llenado por completo la Parroquia del Espíritu Santo.

 Origen del Corpus Christi

La fiesta del Corpus Christi comenzó a celebrarse en Lieja en 1246, por la insistencia de una devota, Juliana de Cornillón. Desde 1240 era arcediano de esta ciudad el futuro Urbano IV.
Cuando llegó al Papado, Urbano IV, mediante la Bula Transiturus de 8.IX.1264, extendió esta fiesta a toda la cristiandad.
Para preparar esta solemnidad, Urbano IV convocó a los más destacados teólogos y filósofos de la época para que compusieran el Oficio y la Misa del Corpus Christi. En esos momentos, el Pontífice residía en Viterbo, en Orvieto o en Perusa (Urbano IV, siendo Papa, nunca pisó Roma).
Los candidatos leían sus creaciones ante el Papa y toda la Corte Pontificia. Cuando le tocó la vez a Tomás de Aquino, comenzó a leer la oración colecta de la Misa del Corpus Christi. En una atmósfera de emoción, los demás concursantes rompieron sus papeles.

Eduardo Sala / corresponsal               

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here