Las anacrónicas diputacions provinciales / Opinión: Benjamín Lafarga

0
379
Benjamín Lafarga

Las Diputaciones Provinciales, esas instituciones trasnochadas, desfasadas, arcaicas y anacrónicas.

La cuestión que se plantea es si las diputaciones Provinciales tienen cabida en un sistema político democrático descentralizado que pretenda ser moderno y eficaz.

¿Si ya tenemos una asamblea de diputados autonómicos,elegidos por el pueblo que conforman Less Corts Valencianes? ¿Para qué queremos otra asamblea en la que los diputados NO son elegidos por el pueblo sino por los mismos partidos políticos? ¿Por qué soportar este doble gasto de una institución con unos principios tan poco democráticos en el actual sistema descentralizado del que nos hemos dotado?

En segundo lugar es necesario saber cuáles son sus principales funciones y rápidamente podemos observar que en la actualidad sus funciones son residuales, en la mayoría de los casos colaborar con los ayuntamientos de pequeñas poblaciones fomentando el turismo, medio ambiente, algunos programas formativos, alcantarillado, pequeñas infraestructuras, y algunas funciones administrativas pero todas estas funciones también dejaran de tener sentido una vez se apruebe un proyecto de agrupación de pequeños municipios, proyectos que ya se ha realizado en muchos países de la U.E. y que más pronto que tarde se tendrá que realizar en España.

En la actualidad no es asumible el coste de las diputaciones. Por ejemplo la diputación de Valencia tiene un presupuesto de unos 370 millones de euros aproximadamente , de los cuales más de 70 millones de euros son gastos en los más de 1.500 funcionarios(3.000 según el Sr. Rus a los medios de comunicación) es decir a 6 (ó 12) funcionarios por cada municipio que tiene la provincia, 46 millones de euros en gastos corrientes, 14 millones de euros en gastos financieros, mas 4 millones de euros que cuestan los 31 diputados y los 37 asesores de los diferentes partidos políticos, 1 millon de euros aproximadamente que se reparten los diferentes partidos políticos, es decir casi el 40% del presupuesto se gasta en partidas presupuestarias no productivas.

Un ejemplo muy claro de tantos excesos es el Presidente de la Diputación Provincial de Valencia, que además es Alcalde de Xativa, Diputado en las Cortes Valencianas y presidente de numerosas empresas públicas y privadas.
Las diputaciones únicamente han servido para dar un sueldo sobresueldo a políticos amigos, y pagar favores.

La existencia de las diputaciones supone una duplicidad y triplicidad de sus funciones, por ejemplo, que en la Comunidad Valenciana existen carreteras del Estado, de la Generalitat, Provinciales y Municipales y cada una de estas cuatro administraciones tiene sus propios técnicos, administración e infraestructuras para diseñar, licitar y ejecutar estas vías, lo cual es a todas luces un gasto superfluo y todo un despropósito en una administración que pretende ser moderna y eficaz.

La desaparición de las Diputaciones Provinciales es fundamental y supondría un ahorro de coste y una administración más ágil, desaparición que se debe realizar previo estudio y aclarando las funciones que corresponden a los Ayuntamientos y cuales a la Generalitat con el fin de evitar duplicidades.

Benjamín Lafarga Vázquez
Presidente de Renovació Política

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here