El Papa dimite «por el bien de la Iglesia»

1
342
Benedicto XVI renunciará el dia 28

El Papa Benedicto XVI abandonará el pontificado el 28 de febrero próximo «por el bien de la Iglesia», según ha anunciado el propio pontífice en latín durante una beatificación, en la que ha exigido también un cónclave para elegir a su sucesor.

Joseph Aloisius Ratzinger fue elegido como el papa número 265 de la historia el día 19 de abril de 2005, tras la muerte de Juan Pablo II.

«Queridos hermanos y hermanas: después del gran papa Juan Pablo II, los señores cardenales me han elegido a mí, un simple y humilde trabajador de la viña del Señor. Me consuela el hecho de que el Señor sabe trabajar y actuar incluso con instrumentos insuficientes, y sobre todo me encomiendo a vuestras oraciones. En la alegría del Señor resucitado, confiando en su ayuda continua, sigamos adelante. El Señor nos ayudará y María, su santísima Madre, estará a nuestro lado. ¡Gracias!», dijo, en su primer discurso ante los fieles una vez elegido.

ANSA

1 Comentario

  1. Benedicto XVI ha demostrado mucha honestidad con la decisión tomada. Una salud endeble compagina mal con actividades protocolarias tan elevadas; tales como, las de un Jefe de Estado. Porque este dato curioso es el que todos los católicos no debemos olvidar. El papa no es solamente el pastor universal de la Iglesia de Roma, es el Jefe del Estado Vaticano. Esto no sucede con ningún otro sucesor apostólico en el mundo (ni en la Iglesia Ortodoxa, ni en la Anglicana, ni en la Luterana). El papa ostenta una doble sucesión: por un lado, la apostólica (recibida de los santos apóstoles Pedro y Pablo a través de Lino); por otro lado, la política (asumida por aclamación popular por el papa León I el Magno en tiempos en los que Atila, rey de los hunos, azotaba el imperio romano de occidente). Que el papa sea pastor me parece correctísimo, dado que lo es; pero, que todavía ostente títulos imperiales, no tanto. ¡Quiera Dios, Nuestro Señor, que el próximo sucesor de san Pedro y de san Pablo en Roma, lleno del Espíritu Santo, se desprenda de todo aquello terrenal y que, puesta la mirada en Jesús, el Cristo, abogue junto con el resto de la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica por el advenimiento del Reino Celestial! Amén.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here