Prosub de Alzira puede cerrar por el impago de las subvenciones del Consell

0
400

El retraso en los pagos de las subvenciones, por parte de la Generalitat, está causando estragos a diversas asociaciones. Muestra de ello son las dedicadas a la atención de las personas discapacitadas, que se encuentran asfixiadas económicamente ante el retraso en el cobro de esas ayudas.

Éste es el caso de Prosub de Alzira que podría cerrar sus puertas por el impago de las subvenciones por parte de la Conselleria de Bienestar Social.
«Estamos estrangulados económicamente y no sabemos cuánto podremos aguantar así. Si el aplazamiento del pago se alarga muchos meses más sí que podríamos llegar a cerrar las puertas», lamentó Marisa Piera, directora del Centro de Atención Temprana de Prosub.
Y es que la Conselleria de Bienestar Social debe a esta Asociación Comarcal Pro-Discapacitados, que cuenta con 200 usuarios de toda la Ribera, el 40% de la subvención de 2012, es decir un total de 90.000 euros.
«La asociación ha agotado todos los fondos que tiene. Ahora vamos a poder pagar parte de los gastos de febrero pero para marzo no nos queda dinero», señaló Piera.
Un impago que está provocando que la situación de este centro sea insostenible y que los trabajadores hayan tenido que tomar diversas medidas para hacer frente a los gastos de mantenimiento de la asociación, ante el impago del Consell.
Desde después del verano esta asociación está realizando diversas acciones benéficas para recaudar dinero. Además, los 23 trabajadores de este centro donan el 8% de su sueldo para los gastos y desde el pasado mes de diciembre han renunciado a cobrar su nómina para evitar más gastos.
Ante estas dificultades económicas desde Prosub han organizado una reunión para los familiares de la asociación, que tendrá lugar el próximo miércoles día 13.
En esta reunión se les informarán sobre la situación económica del centro y estudiarán llevar a cabo diversas medidas reivindicativas, que quieren iniciar el próximo lunes día 18, a través de las cuales pedirán a la Conselleria que les informe sobre la previsión de pago del 40% de la subvención de 2012, así como el calendario de pago de las ayudas de 2013. Además, han colocado una pancarta en el centro que lleva el lema ‘S.O.S. Prosub nos obligan a cerrar’.
A la falta de dinero se suma la incertidumbre de no saber cuándo va a llegar la subvención de la Conselleria. Desde Prosub no sólo reivindican el impago de las ayudas por parte de la Generalitat, sino también que desde Conselleria no les informen sobre la previsión de pago.
«Lo peor de todo es que no hay previsión de pago y la Conselleria no nos dice cuando vamos a cobrar. Además, acaban de destinar 30 millones de euros para centros ocupacionales y residencias y vemos difícil que vuelva a salir una partida de dinero importante para cubrir la deuda de 2012», comentó Marisa Piera.
Carmen Cerveró / Las Provincias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here