Abenfruit de Algemesí víctima de la sustracción de 1.500 cajones de naranjas juntos a otras empresas

0
486

 

Abenfruit en Algemesí

Los cajones de plástico que se utilizan para la recolección de cítricos se han convertido en una de las piezas más codiciadas por parte de las bandas de ladrones que asolan la agricultura valenciana. Tanto es así, que en un solo día –durante el pasado miércoles, concretamente– un grupo de delincuentes sustrajo alrededor de 1.500 cajas a cuatro firmas citrícolas con sede en las poblaciones de Picassent, Alcàsser, Algemesí y Xeresa en el curso de una operación perfectamente coordinada por parte de los delincuentes, quienes aprovecharon, para realizar el robo, los momentos en que las empresas dejan los cajones en los huertos a la espera de las cuadrillas de “collidors”.

Según los testimonios coincidentes de los responsables de dos de las empresas que han sido víctimas de este último saqueo – la cooperativa San Isidro de Picassent y la firma Albenfruit de Algemesi– existe todo un mercado negro en torno al hurto de los envases de plástico empleados para almacenar fruta. Una vez sustraídas, las cajas son trasladadas a centros clandestinos donde se procede a la fundición de las mismas para transformarlas bien en nuevos cajones en los que ya no figura la marca e identificación de las empresas propietarias, bien en plástico para la fabricación de otros objetos. El valor de cada envase en ese mercado negro se sitúa en torno a un euro, cuando el precio de venta de los cajones para la recogida de fruta en el mercado legal oscila en torno a los cinco euros.

Los robos masivos de cajones que se están produciendo en las explotaciones de cítricos, además de las pérdidas económicas que acarrean a las empresas que los sufren supone un grave trastorno en términos logísticos puesto que rompen el ritmo y las previsiones de recolección hasta que la firma adquiere de nuevo otros envases para poder proseguir la tarea.

El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Cristóbal Aguado, asegura que “lo sucedido a estas empresas no es, por desgracia, ningún hecho aislado, sino una práctica generalizada a cargo de grupos mafiosos y perfectamente organizados que viene a corroborar lo que venimos diciendo desde hace ya tiempo, es decir, que el problema de la delincuencia en el medio rural ha alcanzado cotas absolutamente inaceptables”. Ante esta tesitura, Aguado anuncia que va a dirigir un escrito tanto a la Guardia Civil como a la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana denunciando los hechos y exigiendo “la puesta en marcha de un plan especial destinado a reforzar la vigilancia en un momento que es clave para el desarrollo de la campaña citrícola”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here