Turís acoge este fin de semana su primera concentración de tuning

1
470
Turís disfrutará de los coches tuneados

Los aficionados al tuning van a disponer de un fin de semana de auténtico vicio en Turís gracias a la concentración que se va a celebrar junto al polideportivo municipal.

A parte de las actividades lúdicas que completan esta reunión uno de los platos fuertes se servirá el sábado a partir de las nueve de la noche, hora en la que todos los participantes desfilarán con sus vehículos por las calles del pueblo con todos sus dispositivos luminosos encendidos.

Ya el domingo el jurado inspeccionará los coches para otorgar los premios en las diferentes categorías y a partir de la una habrá una exhibición de drift (derrapes). Pruebas como el “baile de neumática” (mover el vehículo mediante la suspensión neumática al ritmo de la música) o la medición de la presión sonora que se genera dentro del habitáculo del vehículo mediante la utilización de uno o varios altavoces (SPL) son algunos de los aspectos que se puntúan, entre muchos otros.

“El tuning propiamente dicho es una afición para algunos y un auténtico estilo de vida para otros que consiste, principalmente, en personalizar un coche aunque es ampliable a cualquier tipo de vehículos como furgonetas, camiones o motos”, explican desde la organización.

Si usted es un profano en la materia y piensa que tunear un coche es añadirle complementos sin más, quizá deba saber que puede hacerlo al estilo alemán, japonés o DUB, y que los cambios dependerán “de su imaginación, de unas buenas manos que puedan materializarlo y de un buen ingeniero que pueda homologarlo para poder circular legalmente sin tener problemas con las autoridades e ITVs”.

Pero no todos se ciñen a un estilo concreto. En la variedad está el gusto y cada cual le hace a su coche las modificaciones que más le gustan o que más puedan estilizar al vehículo, y no sólo a la carrocería sino también al interior y los complementos. El único límite del tuning es la imaginación y el presupuesto de cada uno.

Este tipo de concentraciones, además de ofrecer una oportunidad para enseñar los coches que es lo que persigue cualquier tunero, suele ser un lugar de intercambio de opiniones “y para hacer amigos con la misma afición, un motivo para reunirnos los tuneros de distintas partes de España”.

Ahí van unas nociones de tuning: respecto a los estilos de tuning o tipos de personalización, podemos encontrar algunos claramente diferenciados.

Tuning alemán o «estilo German»: normalmente se suele hacer sobre coches de base alemana, como su nombre indica (Audi, Volkswagen, etc…), y son personalizaciones de resultado limpio, estilizado y sencillo, pero no por ello menos complicadas de hacer.

Los paragolpes suelen mantenerse de origen, con alguna pequeña modificación como suprimir huecos de matrícula, nervios, bocas de aireación decorativas, etc, … siempre buscando la sencillez y la limpieza de líneas. En los laterales pasa exactamente lo mismo, las molduras de puertas suelen eliminarse y alisarse y en algunos casos se eliminan incluso las manetas de las puertas.

En estas preparaciones siempre se busca que la carrocería ruede a la mínima distancia del suelo, con suspensiones de cuerpo roscado (amortiguadores que se roscan o se desenroscan para que el coche pueda ir más alto o más bajo sin perder la estabilidad) y las ruedas han de ser de diámetro pequeño pero una buena anchura, de modo que el vehículo dé sensación de robustez y de ir pegado al suelo. Los colores de las carrocerías suelen ser colores discretos y toda la carrocería del mismo color, tales como grises, marrones, negros,… aunque puede haber excepciones.

Estilo japonés o «import»: se suele hacer sobre vehículos de origen japonés y consiste en dar al vehículo un aspecto totalmente «racing» al estilo nipón. Son el tipo de preparaciones que casi todos hemos visto en las películas de «A Todo Gas».

Colores chillones, vinilados y aerografías espectaculares, alerones de fibra y aluminio, tubos de escape estilo motocicleta, paragolpes de líneas afiladas y con grandes bocas de aireación, llantas de colores o tipo circuito, asientos tipo backet (como los de competición), luces de neón, etc… Los motores suelen sufrir también modificaciones para mejorar su rendimiento y aspecto.

Estilo «DUB»: se suele hacer sobre grandes berlinas, del estilo del Chrysler 300C, BMW serie 5 o serie 7, etc. Suelen ser vehículos de aspecto elegante y lujoso y para conseguirlo se pintan las carrocerías con colores oscuros y se dota al vehículo de grandes llantas cromadas que hagan contraste con el color de la carrocería anteriormente mencionado.

Las suspensiones se suelen rebajar y los cristales se oscurecen para dar un estilo sobrio al conjunto. Como se suele decir, el resultado es «un coche de mafioso de las películas». Elegancia y lujo a raudales.

Pero hay miles de combinaciones y podemos encontrar, por ejemplo en el apartado de suspensiones, desde unos simples muelles que rebajen el conjunto unos centímetros sin cambiar los amortiguadores hasta complejos sistemas de suspensiones neumáticas, que, con sólo pulsar un botón, pone al vehículo instantáneamente a la altura deseada pudiendo ir desde rozando suelo hasta alturas muy superiores a las de fábrica.

En puertas podemos encontrarlas con apertura normal de toda la vida hasta bisagras que hacen que las puertas se abran hacia arriba como los Lamborghini o bisagras que hacen que se abran hacia atrás como los coches antiguos.

Esto en el aspecto de la carrocería. Pero todo puede modificarse. En los interiores podemos encontrar asientos de competición, asientos adaptados de otros vehículos, tapizados integrales, marcadores retroiluminados en plasma, marcadores adicionales de presión de aceite, carga de batería, lices de neon, flashes, láseres, equipos de sonido de auténtica locura, etc…

Sobre las concentraciones como la que se va a hacer en Turís la gente acude con sus coches y los aparcan en el lugar de exposición que se les indique. Por lo general suelen limpiar los coches y dejarlos impolutos para que la gente pueda apreciarlos, puesto que ese es el gran gusto de todo tunero, que la gente admire y aprecie el trabajo que se ha hecho sobre el vehículo.

Las concentraciones, además de ser un lugar para enseñar los coches suele ser un lugar de intercambio de opiniones y para hacer amigos con la misma afición y un motivo para reunirnos los tuneros de distintas partes de España.

Los sábados por la noche se hace el concurso de iluminación, que consiste en que todos los vehículos enciendan las preparaciones luminosas y multimedia que lleven, tales como luces de neon, leds, pantallas, maquinas de humo, etc, y cada coche se puntúa según el criterio que lleve el jurado en dicha concentración (por ejemplo, al más espectacular o al que lleve la mejor instalación). Posteriormente, se hace un carrusel por las calles de la población, con las lucecitas encendidas para que la gente pueda verlo en circulación y dando así un ambiente festivo y colorido a la noche.

Otro tipo de pruebas son las de SPL, que consisten en medir la presión sonora que se genera dentro del habitáculo del vehículo mediante la utilización de uno o varios altavoces de graves, o «subwoofers». Hay varias categorías según el número de subwoofers y el tamaño, y gana quien más decibelios consiga en el interior del vehículo. Esto se mide con una máquina especialmente concebida para ello.

También se entregan los trofeos Top (los mejores coches en general), los Top Iniciados (trofeo a los mejores coches de gente que se está iniciando en el tuning o que llevan una preparación muy básica), o el «Baile de Neumática» que consiste en mover el vehículo mediante la suspensión neumática al ritmo de la música.

Enrique Mora Fortaña

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here