El agricultor valenciano recibe de la PAC la quinta parte de la media nacional

0
336
Protesta de AVA en Alzira

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) denuncia que el agricultor valenciano recibe de las ayudas del pago único de la Política Agrícola Común (PAC) únicamente la quinta parte de la media nacional. Así, los productores beneficiarios de la Comunidad Valenciana percibieron en 2011 una cifra cercana a los 1.075 euros –frente a los 5.000 euros que constituye la media en España–, lo que consolida a los valencianos como los agricultores que menos ayudas reciben de todo el país.

El minifundio de las explotaciones no explica por sí solo esta marginación en el reparto de las subvenciones europeas. El importe por superficie revela que la Comunidad Valenciana apenas obtiene 160 euros por hectárea si se contabilizara toda la superficie agraria útil, cuando la media nacional se encuentra en 183 euros. Además, solo el 45% de la superficie agraria útil valenciana cobra ayudas, cuando en el resto del país la media alcanza el 66% de las tierras. Según todos estos datos consultados por AVA-ASAJA, si las ayudas de la PAC se hubieran repartido de manera uniforme a lo largo del país la agricultura valenciana habría recibido 258 millones más en los últimos cinco años, y ello sin tener en cuenta que se trata de una agricultura altamente competitiva que genera más empleo y riqueza.

El presidente de la organización agraria, Cristóbal Aguado, asegura que “la huerta valenciana y el sector hortofrutícola en general necesita urgentemente otra PAC, puesto que venimos sufriendo una doble discriminación: no solo recibimos menos ayudas de las que por justicia nos corresponden, sino que además pagamos la ausencia de medidas de mercado que nos permitan lograr precios justos y vivir dignamente de la venta de nuestros productos”.

Las organizaciones provinciales de ASAJA en Valencia, Alicante, Castellón, Tarragona y Lérida han enviado escritos a los consellers de Agricultura de la Comunidad Valenciana y Cataluña, Maritina Hernández y Josep Maria Pelegrí respectivamente, así como al ministro de Agricultura Miguel Arias Cañete, con el fin de trasladarles la necesidad de crear un frente común en defensa de la agricultura mediterránea ante la reforma de la PAC que ahora mismo está siendo objeto de debate en las instituciones europeas.

“Aunque las subvenciones por sí solas no resultan decisivas para garantizar la rentabilidad de los cultivos hortofrutícolas (en cítricos la subvención apenas cubre el 5% de los costes de producción), no estamos en condiciones de renunciar a un solo euro tanto en el pago básico como en el pago ‘verde’ y el régimen específico al pequeño agricultor. Pero sobre todo es urgente que la Comisión Europea apueste por instrumentos legales que reequilibren la cadena agroalimentaria y eviten la competencia desleal de terceros países.

 Cuando en la última reunión del Consejo Europeo el gobierno español solicitó potenciar la gestión de riesgo del mercado, los países del Norte de Europa respondieron que con los pagos directos había suficiente garantía. Si los agricultores de Valencia cobraran los 20.936 euros de Francia, los 18.331 euros de Inglaterra o los 15.680 euros de Alemania, a lo mejor les dábamos la razón. Pero como la agricultura mediterránea sigue marginada reforma tras reforma, ya va siendo hora de hacer una reforma de verdad que garantice una renta digna a todos los agricultores europeos, con independencia de su lugar de nacimiento”, concluye Aguado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here