Contradicciones / Opinión: Salvador Peris

0
379

En lógica, una contradicción es una incompatibilidad entre dos o mas proposiciones.

La Economía es una ciencia social, sus planteamientos influyen en la sociedad a la que van dirigidos y al mismo tiempo es esta misma sociedad la que determina el éxito o fracaso de aquellos. Pero las medidas económicas no son asépticas, estan fuertemente condicionadas por la ideología de los políticos que las promueven, hasta el punto que deslindar Economía y Política es practicamente imposible.  La Economía es Política y viceversa.

Digo esto porque, dada la vinculación entre Economía y Política, se podría pedir a nuestros gobernantes coherencia entre ambas praxis.  Entiendo por coherencia el que exista una relación lógica entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace.

Como parece que en nuestra sociedad abundan mas las contradicciones, con el fín de que entre todos procuremos corregirlas, me he propuesto, desde el punto de vista económico, el ir desgranando algunas de ellas:

–        Como prioridad, ahora un poco olvidada, nuestros políticos hablaron de la lucha contra el paro, era indispensable crear empleo. Recuerdo el razonamiento “a mas empleo, mas ingresos para el Estado, menos prestaciones públicas, mas consumo, mas producción y el resultado… fin de la crisis”.  La medida estrella fué la REFORMA LABORAL.  El resultado de esta política salta a la vista, está claro que era imprescindible y prioritaria.

–        El empleo juvenil es, o era, otra prioridad.  En España el paro alcanza al 50% de los menores de 25 años.  La respuesta, es evidente,  retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años.

–        Para salvar las cuentas de la Seguridad Social y evitar la bancarrota se aumenta el número de años a tener en cuenta para el cálculo de la pensión de jubilación.   Haciendo uso de la praxis contradictoria nos encontramos con que los mayores de 50 años, que pierden su trabajo consecuencia de la crisis, no pueden volver a reengancharse a la vida laboral, entre otras cosas, por aplicación de la reforma laboral, con lo que en este caso sí que se consigue el objetivo de rebajar el coste de las pensiones.  Claro que previamente se había manifestado la voluntad de mantener los derechos de los pensionistas, hay que ser contradictorios.

–        Para incrementar la actividad hace falta aumentar el consumo, como consecuencia (hay que ser coherentes) nada mejor que disminuir el gasto y las inversiones del sector público, enviar al paro a miles de empleados públicos y rebajar el salario al resto.

–        Hay que exigir a la ciudadanía el extricto cumplimiento de sus obligaciones fiscales, como no puede ser de otra manera, pero, aquí viene la contradicción, nuestro Gobierno va a amnistiar por un precio módico a los defraudadores, para dar ejemplo.

En fín vivimos tiempos extraños, donde las ideas, las palabras y los hechos, circulan por caminos dispares, contradictorios habría que decir.

Salvador Peris / Economista

Salvador Peris

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here