Hidratarse y llevar ropa fresca para evitar los golpes de calor

0
177

Se debe beber mucha agua

 

   El Departamento de Salud del Hospital Universitario de La Ribera  recomienda tomar una serie de medidas preventivas para disfrutar del verano sin peligro y evitar así perjuicios para la salud. En este sentido, entre los meses de julio, agosto y septiembre del pasado año 2011 el Departamento de Salud atendió cerca de 20 casos relacionados con el calor, la mayoría de ellos leves. 

 

Ante la previsión de las altas temperaturas que se esperan para estos meses, el Departamento de Salud recomienda beber abundante agua o zumos naturales sin esperar a tener sed (especialmente si se están realizando esfuerzos físicos), llevar ropa fresca (de algodón, poco ajustada y de colores claros), protegerse del sol con un  sombrero y usar un calzado fresco, cómodo y que transpire.

Igualmente, los expertos aconsejan permanecer en las zonas más frescas de la casa; evitar salir a la calle o realizar esfuerzos físicos en las horas centrales del día; tomar frecuentemente duchas de agua fresca; optar por comidas ligeras (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos) y evitar las comidas pesadas, fuertemente condimentadas o muy calientes, así como las bebidas alcohólicas, café, té o cola y las muy azucaradas;

 Algunos grupos de población como los mayores de 65 años, los recién nacidos y menores de 6 años, las personas con hipertensión, diabetes o problemas cardiacos o respiratorios, son más vulnerables a padecer los efectos del calor

Otros de los consejos a seguir es evitar coger el coche en las horas de más calor y no dejar nunca a niños, ancianos o discapacitados dentro de los vehículos. En los domicilios, las persianas deben permanecer bajadas para evitar que el sol entre directamente, y no deben abrirse las ventanas cuando la temperatura exterior sea más alta. Igualmente, debe evitarse el empleo de máquinas y aparatos que puedan producir calor en las horas más calurosas.

Según el subdirector de Urgencias del Departamento de Salud de La Ribera, el Dr. José Luis Ruiz, “hay determinados grupos de población más vulnerables a padecer los efectos del calor, como los mayores de 65 años, los recién nacidos y menores de 6 años, las personas con problemas de movilidad, los deportistas o las personas con hipertensión arterial, diabetes o problemas cardiacos o respiratorios. Por tanto, sobre ellos habrá que hacer especial énfasis en cuanto a las medidas preventivas”.

Los especialistas alertan de que las temperaturas excesivamente altas pueden provocar cuadros de deshidratación, calambres, lipotimias, arritmias o el temido golpe de calor.

Golpe de calor

El Dr. Ruiz define el golpe de calor como “un fallo de la función de diferentes órganos internos producidos por una elevación extrema de la temperatura corporal, lo que se produce cuando el cuerpo es incapaz de regular su propia temperatura a través de los mecanismos naturales de eliminación del calor, como son la sudoración y la respiración”.

 Las temperaturas que se alcanzan en verano pueden causar lo que se conoce como golpe de calor, lo que supone que el cuerpo no puede regular su propia temperatura y se produce un incremento de ésta.

Aunque en la mayoría de los casos el golpe de calor se produce de forma súbita, existen síntomas de inicio poco específicos como debilidad, somnolencia, mareos, dolores de cabeza y calambres musculares. “Si se permanece mucho tiempo en este estado sin tomar las medidas oportunas, la piel aparece caliente y seca, se produce taquicardia, adormecimiento y pérdida de conciencia”, ha señalado el Dr. Ruiz.

Cómo actuar

Si se es testigo de un golpe de calor, “lo primero que hay que hacer es llevar a la persona afectada a un lugar fresco y fuera del alcance del sol”, ha señalado el Dr. Ruiz. “En el caso de que la persona con golpe de calor sufra convulsiones, confusión, importante descoordinación o presente una situación de coma, deberá ser conducida a un centro sanitario, preferiblemente empleando una ambulancia”.

Con el fin de bajar la temperatura interna del cuerpo es de gran ayuda aplicar compresas frías en la zona de la cabeza, tórax, axilas, brazos y muslos. Si la persona está consciente, “se le puede administrar agua u otros preparados con carga iónica, como bebidas isotónicas, a temperatura ambiente, haciéndolo poco a poco”, concluye el Dr. Ruiz.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here