El Hospital de La Ribera detecta una media de 45 casos anuales de melanoma

0
187

Una paciente tratándose con el dermatoscopio digital en el hospital

• El de piel es el cáncer más frecuente en mujeres de 25 a 29 años. Se trata de uno de los cuatro tumores más habituales en la población junto al de mama, pulmón, y colon.

• La Ribera dispone de un Dermatoscopio Digital que permite mejorar la detección y el seguimiento de lesiones cutáneas que presentan riesgo de malignidad, con especial atención a aquellos pacientes con antecedentes.

• Evitar la exposición entre las 12 y las 16 horas, aplicarse crema de protección solar 30 minutos antes de iniciar la exposición o repetir cada 2 horas son algunos de los consejos apuntados por los especialistas.

El Hospital Universitario de La Ribera detecta una media de 45 casos anuales de melanoma. Según los expertos, este tipo de cáncer es uno de los cuatro tumores más habituales en la población junto al de mama, pulmón, y colon. Hoy miércoles, 13 de junio, se celebra el Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel.

Los especialistas estiman que el de piel es el cáncer más frecuente en mujeres de 25 a 29 años edad y el segundo entre los 30 y 35 años, por detrás del de mama. Igualmente, destacan que se trata de una patología que tiene la misma incidencia en hombres que en mujeres pero que varía la parte del cuerpo en la que aparece el melanoma. En mujeres incide especialmente en las piernas y en los hombres, en la espalda.

Sin embargo, los expertos consideran que cerca de un 75% de estos casos son detectados precozmente, por lo que su tratamiento resulta mucho más eficaz y menos pernicioso. Para la detección precoz de estos casos, el Hospital de La Ribera dispone de dermatoscopio digital de alta resolución que permite mejorar la detección y el seguimiento de lesiones cutáneas que presentan riesgo de malignidad, con especial atención a aquellos pacientes con antecedentes.

Esta máquina realiza fotografías panorámicas de todo el cuerpo humano para analizar posteriormente las características morfológicas (color, pigmentación, elevación, etc.) de las lesiones pigmentadas cutáneas que a simple vista no son apreciables. Además, el equipamiento hace posible el almacenamiento digital de las diferentes lesiones para su posterior seguimiento.

Melanoma

El desarrollo de un melanoma es el efecto más pernicioso que podemos obtener del sol. Se trata de un cáncer de piel que se desarrolla a expensas de los melanocitos (las células de la piel que producen y contienen el pigmento llamado melanina). Surge de manera espontánea o sobre un lunar que se modifica.

Los factores de riesgo que predisponen a padecer un melanoma son tener antecedentes familiares de melanoma o haber padecido ya un melanoma en el pasado; tener un gran número de lunares o lunares de aspecto irregular, y los antecedentes de quemaduras solares en la infancia o la adolescencia. Por todo ello, los expertos recomiendan acudir a su centro de salud en caso de que se advierta que una peca cambia de tamaño, forma o color.

Medidas de prevención

En este sentido, expertos del centro sanitario de Alzira recomienda, ante la llegada del verano, tomar precauciones para disfrutar del sol sin peligro y abogan por una serie de medidas preventivas que pueden ayudar a evitar futuros daños en la salud.

Los especialistas hacen hincapié en la necesidad de evitar la exposición al sol entre las 12 y las 16 horas, que es cuando la incidencia de los rayos ultravioleta es mayor, así como en la importancia de exponerse al sol de forma progresiva, con el fin de evitar totalmente las quemaduras solares. Igualmente, apuntan que no hay que realizar exposiciones prolongadas y evitar dormirse al sol.

Otra de las medidas a tener en cuenta para que la exposición al sol se realice sin riesgos es aplicar la crema solar 30 minutos antes de iniciar la exposición, aplicando una capa uniforme, lo más gruesa posible, sobre la piel limpia y seca.

La aplicación de la crema solar se debe repetir cada dos horas, independientemente del factor de protección solar escogido o del tipo de piel y, sobre todo, repetirla después de cada baño.

Otra de las recomendaciones que apuntan los expertos llama la atención sobre determinadas circunstancias medioambientales que pueden modificar la agresividad del sol pero no sus repercusiones. Así, hay que tener en cuenta que las nubes no frenan las radiaciones ultravioleta, por lo que es frecuente que se produzcan quemaduras en días nublados. Lo mismo ocurre los días de viento, ya que la brisa, al reducir la sensación de calor, hace olvidar el peligro del sol. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el agua, la hierba y la arena actúan a modo de espejo reflejando sobre nuestro cuerpo los rayos ultravioleta que reciben.

Igualmente, los expertos recomiendan beber suficiente cantidad de líquidos diariamente, más de lo que es habitual y aún sin tener sed. Estos líquidos no deben contener cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar pues estos hacen perder al organismo más líquido.

Un factor importante en la producción de melanomas es el grado de fotoprotección natural de cada persona; así, personas con ojos azules, piel clara, que se pigmentan poco y se queman con facilidad tienen una clara mayor incidencia de melanomas que las que tienen ojos oscuros y piel morena.

Ancianos

Especialmente peligrosa es la situación en los ancianos, sobre todo cuando padecen algún tipo de enfermedad, pues con el calor corren el riesgo de deshidratación al no reponer los líquidos que pierden.

En el mismo sentido, se aconseja a los ancianos no exponerse al sol de forma continuada. Así, se recomienda que los ancianos permanezcan dentro de las casas, en los sitios más frescos, si puede ser, con aire acondicionado y que limiten sus actividades al aire libre a la mañana o al atardecer. Se debe usar ropa ligera y de color claro.

Bebés y niños

Por lo que se refiere a la exposición de niños, hay que evitar la exposición al sol de bebés de menos de 6 meses así como el uso de la crema solar. Deben permanecer a la sombra con ropa que les proteja.

En el resto de edades conviene hacer uso de camiseta y gorra para proteger la piel y gafas de sol para os ojos, ofreciéndoles agua abundante y así evitar deshidrataciones. En cuanto a la crema solar los expertos recomiendan utilizar siempre productos factor 15 o superior. Conviene aplicarla cada 2-3 horas, después de sudar mucho o bañarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here