Bankia, el mayor escándalo financiero de la historia / Opinión: Salvador Peris

0
637

¿Que te parece “lo de Bankia”? La pregunta está  en la calle y es habitual en cualquier reunión. Y es que “lo de Bankia nos ha cogido a todos por sorpresa, algo relativa porque  los precedentes de la CAM y Banco de Valencia hacían presagiar que la situación no era muy buena, pero a tenor de lo que nos está llegando convierte lo de Bankia en el mayor escándalo financiero de la historia española.

Sorpresa porque no hace un año que Bankia salió a bolsa, pasando para ello todos los controles, se supone, que establece la legislación española, desde la Auditoría independiente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, pasando por el Banco de España. Se supone además que las cuentas de Bankia estaban claras, representaban la imagen fiel de la entidad, y que sus Administradores actuaron en todo momento con  competencia y honradez.

De todos los anteriores hoy se duda precisamente de eso, de su competencia y honradez.

Imaginemos lo que haríamos cualquiera de nosotros si al comprar una casa,  diez meses después, descubrimos que estaba hecha una ruina, seguramente pediríamos la devolución de lo que pagamos por ella, más los daños y perjuicios, o, mejor, directamente demandaríamos al vendedor por lo que evidentemente era una estafa.  Pues bien lo de bankia se parece a esto ¿no?.

Reclamar responsabilidades

Hay que pedir responsabilidades y cuanto antes.

¿Quienes son los responsables?

Un banco al servicio del gobierno

–        En primer lugar están a los que durante estos años han estado al frente de las Cajas de Ahorro que compusieron Bankia, en este caso  los políticos del Partido Popular que desde las instituciones que gobiernan manejaron a su antojo tanto Caja Madrid como Bancaja. Los “hábiles” Administradores de estas entidades las situaron al borde la ruina.

Malas decisiones de inversión, un banco al servicio de los intereses del gobierno local de turno, que no de sus habitantes, y una concentración del riesgo en el sector inmobiliario, hicieron de estas entidades víctimas propiciatorias de la crisis financiera que nos acongoja. ¿Quien decidió, por ejemplo, prestar dinero a la fundación del Valencia CF para adquirir las acciones del propio club? ¿Con qué criterio económico?, la lista de ejemplos sería larga y a todos se nos ocurre alguno.

PSOE  y PP

–        Pero hay otros responsables, son los que deberían haber controlado la gestión de estas entidades, Banco de España, CNMV, Auditores, Gobierno de España tanto el actual como el anterior del PSOE. Estos también deberían explicar su actuación.

Parece, por las primeras declaraciones que estamos oyendo por parte de miembros del Gobierno, que la exigencia de responsabilidades no figura entre sus prioridades, dicen que no es el momento, que no sería bueno para la “confianza”,  etc…  Todo esto no son mas que excusas de quien no quiere averiguar la verdad y no olvidemos que es precisamente la verdad lo que genera confianza.

Y de la nacionalización ¿qué?

Bueno respecto a la nacionalización yo diría que quizá no quedaba mas remedio.  Dejar caer Bankia hubiera supuesto un contagio a todo el sistema financiero y además, de una u otra manera, el Estado tendría que haber asumido el coste de la fallida.   Los depositantes tienen asegurada la cantidad de 100.000 euros por Ley, pero esto tiene que pagarlo el fondo de garantía de depósitos, sus arcas deben de estar ya exhaustas y es el Estado el que al final no tendría más remedio que poner el dinero.

Un banco público

Una vez dicho esto  considero necesario hacer de Bankia un banco público con todas las consecuencias. Un banco gestionado por buenos profesionales, que fundamente su actuación en un planteamiento ético, dedicado a facilitar el flujo monetario según unas directrices claras, transparentes y con vocación de servicio a la ciudadanía.  La existencia de una banca pública no es nada extraño, nosotros en Alzira tenemos la experiencia de la pantanada del 82 donde la banca pública (Banco Hipotecario, Banco de Crédito Industrial) fueron clave en la reconstrucción de la ciudad.  Ahora se hecha de menos  esa banca pública que inyecte en la economía el dinero que con urgencia se necesita.

Lo de Bankia debería significar, después de todo, la remodelación del sistema financiero español, con un peso mayor de lo público, del servicio al ciudadano y no de la especulación.

Salvador Peris / Economista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here