Riesgos de las «Dietas Milagro» / Paula March

0
218

Las «Dietas Milagro» suelen proponer el descenso de peso de forma rápida y fácil. No enseñan a hacerlo en base al ejercicio físico y una alimentación saludable.
• Limitan ciertos grupos de alimentos como cereales, vegetales, carnes, lácteos, haciéndolos culpables del aumento de peso. Sin tener en cuenta que la suma de todos los alimentos que consumimos son el resultante del
aumento de peso, no un alimento específico.
• Se limitan a unos pocos alimentos. Indican que algunas combinaciones de alimentos son dañinas. Esto puede provocar deficiencias de ciertos nutrientes y minerales esenciales.
• Alteran el metabolismo, haciendo más fácil la recuperación del peso perdido.
• Dan planes rígidos de alimentación, sin incluir variedad de alimentos. Estos planes suelen tornarse aburridos y repetitivos.
• Suelen ser altos en proteínas y grasas y bajos en carbohidratos. Los productos altos en proteínas suelen serlo también en grasas saturadas lo que puede repercutir en la salud, provocando un aumento del colesterol. Algunos planes suelen ser limitantes de frutas, verduras, cereales, lo que provoca deficiencia de fibra pudiendo causar estreñimiento.
• El descenso de peso rápido se debe a pérdida de agua y masa muscular.
• No transmiten una educación alimentaria que pueda provocar cambios hacia un estilo de vida más saludable.
• Con estas dietas hay aumento del riesgo de padecer ciertas enfermedades o complicaciones en la salud.

Veamos algunas dietas:

-DIETAS DE UN SOLO ALIMENTO:   Estas dietas se basan en el consumo excesivo de un solo alimento, en especial frutas. Suelen ser desbalanceadas y deficitarias en calorías y nutrientes. El promedio diario de calorías es muy inferior al recomendado.
Al basarse en una fruta, son abundantes en agua e hidratos de carbono, siendo carentes de proteínas. Su desventaja principal es la gran pérdida de líquidos y masa muscular. Este desgaste muscular puede ocasionar graves problemas de salud, sobre todo si sucede a nivel de órganos tan importantes como el corazón.

-DIETAS DISOCIADAS: Las dietas disociadas se basan en no mezclar alimentos proteicos (carnes, pescados, huevos) con otros ricos en hidratos de carbono (paltas, pastas, arroz, pan) por una supuesta interferencia en su digestión y metabolización. Este argumento es erróneo, y, aunque en principio pueden ser inofensivas, a largo plazo se tornan hipocalóricas y pueden conducir a carencias específicas. Este tipo de consumo es casi imposible porque no existen alimentos que solamente contengan proteínas o hidratos de carbono.

-DIETAS CETOGÉNICAS O SIN HIDRATOS DE CARBONO: Entre las dietas cetogénicas se encuentra la de Atkins o la Scardale. Estas proponen la reducción de fibra y de los hidratos de carbono. Al mismo tiempo, proponen un aumento de las proteínas. Es facilitaría entrar en cetosis lo que haría que se quemen las grasas. Con estas dietas, al principio se obtiene un rápido descenso de peso gracias a la secreción de orina. Pero, al no ser balanceadas, pueden traer consecuencias para la salud. Al ser una dieta abundante en grasas y proteínas puede producir un aumento en los niveles del colesterol y de ácido úrico. La ausencia de fibra puede producir estreñimiento y la pérdida de líquido hace que haya una carencia de minerales importantes como el calcio, magnesio y potasio. Además, debido a la baja cantidad de azúcares que se consumen, puede ser muy perjudicial para las personas diabéticas. Los efectos secundarios pueden ser fatiga, dolor abdominal, diarrea y vómitos.

“ La alimentación debe ser variada y equilibrada”

Paula March Borrás / Nutricionista y Dietista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here