Raquel: «Me clavó el cuchillo en el cuello con la pequeña agarrada a mí»

0
379
Después de años de supuestos malos tratos físicos y psicológicos, Raquel, de 32 años, afirma que ya no puede más. Tras la cuchillada en el cuello que sufrió en su casa de Alzira, quiere ver a su pareja «encarcelada y lo más lejos posible de mis seis hijos».
«Llevábamos todo el día discutiendo, pero por la tarde se puso más violento todavía y me dio una bofetada», explica Raquel. Lejos de calmarse, la situación fue a más «y empezó a amenazarme diciendo que me iba a cortar el cuello. Entonces fue a la cocina, cogió un cuchillo y yo salí corriendo a la calle». En el domicilio se encontraban algunas de sus hijas y el padre de Raquel, pero no acudieron a socorrerla porque «no creímos que la riña llegaría a esos límites, siempre discutían», cuentan.
En la calle, Raquel portaba en brazos a una de sus hijas pequeñas, de solo 5 años. «Estaba asustada y no quería separarse de mí, yo temía por ella, pero la pequeña se quedó agarrada a mí, y entonces fue cuando Ramón me clavó el cuchillo en el cuello. Yo grité y entonces acudieron a ayudarme mis hijas mayores, de 16 y 14 años», relata Raquel.
"Si no llega a ser por mis vecinos me mata"
 
Su hija mayor, al oír los gritos desesperados de su madre, bajó a la calle. «Al ver a mi madre con el cuello ensangrentado nos asustamos mucho y llamamos gritando a nuestros vecinos, quienes avisaron a la Policía», añaden.
Efectivos de la Policía Nacional retuvieron entonces a Ramón M., de 37 años, tras los hechos cometidos. La víctima fue trasladada rápidamente al Hospital Universitario de La Ribera, donde le curaron. «Raquel vino con una herida de unos siete centímetros de longitud, pero afortunadamente no tuvo la profundidad suficiente como para dañarla de gravedad. Ha pasado toda la noche en observación, pero a las doce horas le hemos dado de alta», explicaron fuentes del centro de salud.
Harta de los celos
Raquel volvía en la tarde de ayer a su domicilio, situado en la calle Buenavista de la localidad alcireña, junto con cinco de sus hijos y su padre. Hoy tendrá que acudir al Juzgado número 7 de Alzira para declarar y asegura que se encuentra «muy nerviosa. Estoy harta de los celos que le tiene a los tres hijos que tuve durante mi primer matrimonio. Siempre discutimos por el mismo motivo y quiero proteger tanto a mis tres primeros hijos como a los tres que tuve con él. Además, ellos están asustados, no quieren que vuelva a casa con nosotros».
Raquel cuenta que el 18 de enero ya denunció a Ramón «por malos tratos en el ámbito familiar», pero cuando Ramón pasó a disposición judicial ella se arrepintió y no quiso declarar en su contra, por lo que no hubo orden de alejamiento.
«Yo le quería y deseaba que volviese, le perdoné porque jamás pensé que las peleas pudiesen terminar así después de casi siete años de relación», manifestó la víctima.
Las Provincias
Raquel es recupera de l'agressió / Foto: Fran García

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here