La oposición de Alzira vota contra el Plan de Ajuste aprobado por el gobierno del PP

0
455
Grup Municipal Socialista
Compromís per Alzira
Iván Martínez (EU Alzira)
Equip de govern d’Alzira

Los tres grupos municipales de la oposición de Alzira han votado en contra del Plan de Ajuste elaborado por la concejalía de Hacienda y  aprobado, anoche, con los votos del gobierno popular que preside Elena Bastidas. Un plan calificado de «innecesario» por los portavoces del PSPV, Compromís i EU ante los «recortes», la nueva operación de crédito y el incremento de las tasas por la prestación de diversos servicios públicos.

Plan innecesario

Para la socialista Aguilar se trata de «un plan de ajuste radical e innecesario» que requiere de una nueva operación crediticia, mientras recordó que «la deuda del Consell triplica el importe de las facturas impagadas». Es más calificó de «capricho» esta decisión que «nos costará pagar un 5% de interés». La portavoz socialista se mostró, en el pleno, partidaria de que el Ayuntaamiento de Alzira «no se adhiera al decreto del gobierno ya que está pagando las facturas a los proveedores en un plazo de 48 días».

Por su parte el portavoz de Compromís, Carles Aranda, dijo que con este plan «se obliga a los vecinos a pagar más por los servicios municipales», puso como ejemplo el autobús municipal y las instalacioens deportivas, mientras -añadió- que «no se recorta en el personal de confianza» . Su compañero Diego Gómez advirtió que el plan «no es la solución a la crisis que padecen los ciudadanos de Alzira, tras recordar que con el importe de la deuda de la Generalitat al Ayuntamiento -4,4 millones de euros- se pagarían las facturas, la «intromisión en la autonomía local del Gobierno» y el pago del 5% del crédito, mientras  que el Banco Central Europeo cede el dinero a los bancos al 1%.

El portavoz de EU, Iván Martínez, puso el acento en que este plan «es un nuevo parche que supone más deuda municipal y mayores recortes en los servicios públicos. Martínez abogó por una retifrada del decreto-ley promulgado para el pago de las facturas a los proveedores municipales y que obliga a presentar un Plan de Ajuste a 10 años a los ayuntamientos que se adhieren.

No hay recortes sólo ajustes

Lahuerta replicó a todos y cada uno de los portavoces de la oposición, afirmando que «no hay recortes, sólo ajustes, que se deben de pagar en los servicios deficitariosy y que el plan «tiene muchos más aspectos positivos que negativos».

El responsable de Hacienda anunció que «obraré con cautela» respecto a la operación creditica de 1,6 millones de euros que no materializará «caso de no ser necesaria». Si bien advirtió que mientras la Generalitat no satisfaga la deuda con este consistorio «estamos necesitados de tesorería». La firma FCC encargada de la limpieza de Alzira, Iberdrola y Unión Fenosa son las tres empresas que acaparan la mayor parte de la deuda municipal a los proveedores. Lahuerta aclaró que a las pymes y los autónomos locales no les debe «nada» el Ayuntamiento.

Cerró el largo debate la alcaldesa Elena Bastidas, quien destacó «lo bien considerado que está el Ayuntamiento de Alzira que paga a sus proveedores en un plazo de 48 días».

Bastidas recordó el «regalito» que le dejó el ayuntamiento socialista del Huerto de Redal cuya sentencia le cuesta a las arcas municipales 14 milloens de euros que sumadas a otras sentencias heredadas «suman 17 millones de euros». La primera autoridad local coincidió con el representante de Compromís Diego Gómez en mostrarse «contraria al excesivo intervencionismo del gobierno con los ayuntamientos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here