La Unió da por perdida la segunda parte de la campaña citrícola en la Ribera a causa de las heladas

1
386

Un campo de Manuel totalmente helado

La Unió de Llauradors ha estimado que las variedades de la segunda parte de la campaña citrícola se puede dar «prácticamente por perdidas» en la comarca de la Ribera, como consecuencia de los efectos de las heladas de los últimos meses, según ha indicado en un comunicado

El paisaje de muchas zonas de la comarca es «realmente escalofriante» y en lugar de contemplar el tradicional color verde los campos se han teñido de un marrón «deprimente e inusual» a estas alturas del año.

La Unió cree que han resultado afectadas más de 25.000 hectáreas de cítricos en la Ribera por las heladas del pasado mes de febrero. Aunque la variedad de naranjas Navelina, la más cultivada, ha sido la «más afectada», todas las variedades han sufrido «importantes» daños.

Las variedades de cítricos de segunda campaña como la Salustiana, Lane-Late o Valencia Late, entre otras, suponen aproximadamente un 30 por ciento de la producción total citrícola de la comarca y La Unió valora en más de un 70 por ciento las pérdidas en estas variedades. Este hecho provocará que al menos unas 3.500 hectáreas de cítricos dejen de cultivarse tanto por esta adversidad climatológica como por la falta de rentabilidad del cultivo.

El secretario comarcal de La Unió en la Ribera Alta, Josep Carles Martínez, ha señalado que es el segundo año consecutivo que se sufre una «fuerte helada» que supone la «ruina para numerosos agricultores y pone en peligro la continuidad de centenares de explotaciones».

65% de pérdidas en frutales

Por otra parte, las pérdidas en frutales (nectarinas y variedades tempranas y extratempranas de melocotón) superarán el 65 por ciento. En ese sentido, La Unió ha reclamado a Agroseguro que la valoración de los daños se ajuste a la realidad de las parcelas, que no es otra más que en muchas de ellas no se recolectará «absolutamente nada y en cambio las valoraciones no están siendo del 100 por cien».

Además este colectivo desea expresar su malestar ante el «silencio oficial» por parte de las Administraciones competentes y reitera la «necesidad de apoyo económico para los afectados».

Por este motivo ha solicitado la misma línea de ayudas que ya se concedió para las heladas de 2005, cofinanciadas entre la Generalitat y el Gobierno Central: módulo cero para los afectados en la declaración del Impuesto para la Renta de las Personas Físicas (IRPF), exención del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de naturaleza rústica, condonación de las cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores autónomos, financiación por parte del Instituto de Crédito Oficial de créditos al 100%, ayudas directas a las parcelas afectadas y ayudas directas para arrancar y reponer plantones.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here