¿Soluciones para nuestra naranja? /Opinión: Miguel Costa

11
4768

¿Se imaginan estando en Alboraia en un bar, pidan una horchata en plena temporada y les dicen que “no la incluimos en la carta”? Y no sólo que lo hiciera un bar, sino que lo hicieran casi todos. ¿Se imaginan en un restaurante de Requena pidiendo vino y sólo les ofrecen riojano? Impensable, ¿verdad?

Esta paradójica situación es la que vivimos desde hace muchos años en la Ribera. La mayoría de nuestros restaurantes no ofrecen naranja valenciana en el menú como postre estrella. En muchos lugares se ofrece “Zumo natural de naranja”, pero nunca viene acompañado del apellido “valenciana”. La mayoría de nuestros jóvenes (entre los que yo me incluyo) no sabemos diferenciar unas Navel de unas Valencias (salvo por el sabor, en mi caso). La mayoría de nosotros no sabríamos cocinar más de tres platos que incluyan la naranja como ingrediente imprescindible. ¿Hemos perdido la cultura de la naranja? No parecemos especialmente naranjeros.

A lo largo de los años hemos conseguido avances importantes para intentar que la naranja pueda volver a ser rentable como antaño: desde la exportación, cada vez a un mayor número de países, hasta la venta directa por Internet, pasando por la diferenciación de naranjas ecológicas, ampliando el catálogo de variedades más tempranas y más tardías alargando la temporada, y el reconocimiento de Indicación Geográfica Protegida “Cítricos Valencianos”, entre otros. Pero sólo con esto no está siendo suficiente, y a los hechos me remito. La situación de nuestros agricultores, trabajadores del campo, cooperativas, empresas del sector… es cada vez peor.

Tener una marca propia es muy importante. Pero nos falta darle valor. Creer en ella. Nos falta aprender a revalorizarla, para que los demás también la puedan apreciar. No le estamos dando ninguna importancia. Hasta los malos estudiantes saben copiar. Pero es que ni siquiera estamos copiando iniciativas exitosas…

Seguramente es muy difícil conseguir que los millones de turistas de la Comunidad Valenciana descubran nuestra naranja, y les interese llevársela a casa. Pero me cuesta creer que pueda ser imposible. ¿Quién no ha traído ensaimada para la familia tras una estancia en Mallorca?

Seguramente es muy difícil que el sector hostelero y las cooperativas de la zona alcancen un acuerdo de colaboración por el que el sector hostelero promocione activamente la naranja valenciana como un ingrediente diferenciador y de calidad, comprando la fruta a un precio interesante para ambas partes. Pero me cuesta creer que pueda ser imposible. ¿Podría ser una iniciativa pionera?

Seguramente es muy difícil promocionar en tiempos de austeridad presupuestaria concursos gastronómicos donde la naranja sea un ingrediente imprescindible, para revalorizar así su valor culinario. Pero me cuesta creer que pueda ser imposible. ¿Podemos copiarnos de otros productos reconocidos?

No es una cuestión de izquierdas o de derechas. El tema es que o barremos para casa, o nos barren definitivamente del mapa. ¿Podemos pedir naranja valenciana de postre o en zumo? ¿Podemos buscar las marcas valencianas en las fruterías? ¿Podemos aprender a cocinar con naranjas? ¿Podemos conocer más variedades, sus sabores y sus propiedades? ¿Podemos hacer llegar este mensaje a nuestros maestros para que nos enseñen las variedades desde pequeños? ¿Podemos compartir esta reflexión con los más cercanos? ¿Podemos difundir estas ideas en las redes sociales o por correo electrónico? En definitiva, ¿podemos hacer más por nuestra naranja?

Miguel Costa

11 Comentarios

  1. Enhorabuena Miguel, en tu linea, nos has dado muchas ideas para poner en practica.
    Por supuesto que se puede hacer mas por nuestra naranja.

  2. Tienes toda la razón. Aunque cuando hablas con alguien de fuera de la C. Valenciana y alardeas del producto típico como es nuestra naranja, a la hora de promocionarlo de forma interna no se hace. ¿Como podemos hablando de lo buenas que están sin demostrar lo que decimos? Y como dice el refran: «Se predica con el ejemplo». Pero desafortunadamente, no es nuestro caso.

  3. Que crack es este hombre, sabe como simplificar los conceptos economicos para que llegue a todo el mundo, todo un divulgador, enhorabuena

  4. Hay mucho inmovilismo en este aspecto. Nos quejamos y no hacemos nada, como tu bien describes.
    Ciertamente creo que una ciudad como Alzira debería volcarse mucho más en la naraja que en el turismo. ¿Cuánto dinero del contibuyente se gasta en promoción turística y cuánto en promoción de la naranaja? Seamos realistas

    Por cierto, si queréis ver una buena promoción del producto local ir a Xixona, allí no hay crisis, ni saben lo que es.

  5. crec que no es tracta de promocionar la taronja,de fet esta prou promocioná,lo que es tracta es que els grans almacens no vagen a comprar la taronja a Murcia,Almeria,Sevilla,el Marroc,tec…. i despres la pasen com taronja valenciana. A aquestos els deuriem dir que aço es engordar per a morir,quan els faça falta el llaurador valencia no el tindra

  6. Apreciado Miguel, le recomiendo estos dosiers donde puede informarse sobre la situación del mercado de los cítricos ampliamente.

    «Perfil del mercado de los cítricos.»
    http://www.unctad.org/infocomm/francais/orange/Doc/profil.pdf
    «El mercado de futuros y opciones sobre cítricos.»
    http://www.unctad.org/infocomm/francais/orange/Doc/future.pdf

    Personalmente ingiero un par de cajones de naranjas al año y se elaborar muchos postres en los que incluyo como no puede ser de otra forma cítricos de la comunidad.
    Llegado Agosto, me encantan los cítricos importados de Surafrica, frescos, asequibles al bolsillo y cargados de vitaminas.
    Cuando los compro, los pruebo… y si me gustan repito. Si son valencianos, pues mejor y si son japoneses, bueno, pues tampoco les haría ascos. Los cítricos argentinos son excelentes y de precio muy competitivo. Los procedentes de Marruecos tambien gozan de gran calidad y precio asequible.
    La cuestión principal es que cualquier producto bueno en el mercado global debe competir. A todos nos gusta comprar a bajo precio siempre que se nos satisfaga.
    El problema es que la oferta ha crecido más del doble que la demanda, con ello sobran cítricos y el precio naturalmente se desploma. Si convenciese a mi tia para comer naranjas y a mi nieto y a mi perro, estarían más sanos, es posible, pero no puedo obligarles.
    Cuando he residido en Londres, nunca me dijeron de donde procedía la naranja que nos servían en conserva para el desayuno. Me daba igual, estaba buena y me la comía. ¿no era valenciana? y qué me importa si el producto es bueno. ¿miramos de donde son las manzanas que nos comemos o de donde procede la leche que bebemos?.
    Sigamos produciendo excedentes de naranjas y pensando que las nuestras son las mejores e insustituibles y negándonos a comer otras como si fueran malas. Autoengañarnos no nos ayuda… me temo.

  7. Zumex ha apoyado, inventando el exprimidor electrico para bares y hoteles. Si consiguieran una version economica y casera para toda la gente, esto potenciaria el consumo. Por otra parte un pelador… tambien ayudaria a los extrangeros a consumirla.

  8. Queridos lectores, en primer lugar, muchas gracias por vuestros comentarios y aportaciones.

    Tras leer los dosieres, hay muchas cosas que no me quedan nada claras… Entre otras cosas porque tienen más de 10 años.

    No encuentro el párrafo donde digo que nuestras naranjas son las mejores. Entre otras cosas porque para gustos, colores, por lo que nadie puede atribuirse tener la mejor naranja. Precisamente porque no creo que exista la mejor naranja y nos encontramos en un entorno competitivo debemos promocionarla. Si tuvieramos la mejor naranja, que como ya he dicho no creo que nadie pueda asegurar tenerla, no haría falta promocionarse: se vendería sola.

    En ningún caso creo que sea una crítica para la gente que día a día ya se dejan la piel por sacar adelante el sector cítrico valenciano, sino más bien al contrario, tratar de darles un empujoncito porque la situación es dura (por decirlo suavemente).
    Por supuesto, tampoco es una crítica para los consumidores habituales, puesto que ya de por sí, predican con el ejemplo. Se trata de darla a conocer (promocionarla) allá a donde esté a nuestro alcance.

    Un saludo

    • A este precio, las naranjas señores del Gobierno se las producen Uds. Con todos mis respetos.

      Ahí se refleja la problemática del sector que se arrastra desde hace más de diez años con la paulatina degradación del sector.
      Apreciado Miguel, aunque fuera la mejor naranja, la economía se rige por la oferta y la demanda. Cuando hay más oferta que demanda el precio se desploma. Aunque sea la mejor naranja del mundo.
      Nadie critica a nadie, pero los que abandonamos la agricultura hace unos diez años, lo hicimos por la insostenibilidad de los precios que en ese momento, ya eran ruinosos. Los que aguardaron » por si mejoraban las cosas» se han ido arruinando paulatinamente.
      El problema son todos aquellos que para poder seguir chupando la sangre del agricultor le han engañado echando la culpa a la falta de subvenciones, a los comerciantes o a cualquier factor peregrino. No, lo que falla es que hay demasiada naranja y el punto de equilibrio, debido al exceso de oferta, marca un precio inasumible.
      Las campañas contra Carrefour, Dia y supermercados franceses por rebajar los precios son muy engañosas. La culpa no es de ellos por bajarlos, sino de los que incitan al agricultor a seguir produciendo algo que solo lo lleva a la ruina.
      Hay muchísimas empresas que han vivido a la espalda del agricultor y que con toda la cara dura del mundo quieren que se prosiga en esta línea. Agricultores que pagan el agua, el abono, los tratamientos los herbicidas los plaguicidas la recolección, la limpieza de las regadoras, los jornales, su propio tiempo. Al final o son expoliados por ladronzuelos vecinales o barata a que la naranja no se pudra en el árbol son tentados a regalar el fruto de su esfuerzo, pagado con el dinero que cuesta quitar el pan de la boca de sus hijos.
      Me solidarizo con el sudor y los recursos de esos humildes agricultores que se han visto engañados por las multinacionales y los gobiernos que les dicen que sigan produciendo, que mantengan el sector.
      Yo ya lo dije, de esto hace más de diez años. A este precio, las naranjas señores del Gobierno se las producen Uds. Con todos mis respetos.

  9. Enhorabuena por el artículo, Miguel.

    En este ambiente de pesimismo, también existen personas que buscan otra vía para comercializar las naranjas, una vía basada en el respeto por el agricultor y por la pasión hacia los productos naturales y valencianos. Entre todos devolveremos a la naranja valenciana todo su valor!

    Un abrazo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here